Los efectos secundarios de una dieta detox

Marta Valle

Efectos secundarios en una dieta detox

La dieta detox es una tendencia que está causando furor en el mundo de la nutrición, especialmente entre muchas de las celebrities adictas a las rutinas alimentarias milagro. Sin embargo, organizaciones como la Sociedad Española de Nutrición se están oponiendo de forma tajante a estos regímenes debido a los efectos secundarios que puede generar en el organismo de aquellas mujeres que los practiquen.

A esta planificación se le presuponen dos objetivos claros y diferenciados: por un lado, conseguir adelgazar unos cuatro o cinco kilogramos en pocos días y, por otro lado, lograr eliminar las toxinas acumuladas en el sistema digestivo.

Perjuicios provocados por las dietas detox

Las críticas a las dietas detox parten de la premisa de que no se purifica absolutamente ningún órgano del cuerpo humano por someternos a un ayuno intermitente que dure un tiempo determinado. Añaden, por si fuera poco, que se muestra un claro desequilibrio a nivel alimenticio, ya que su planificación no ofrece los suficientes nutrientes.

De esta forma, el cuerpo se va debilitando progresivamente pudiendo desarrollar algunas anomalías a nivel físico como cansancio, dolores de cabeza, problemas digestivos o náuseas. Para los expertos en esta materia, resulta fundamental para cualquier dieta que ésta sea variada a la par que saludable.

Una comida tan importante como el desayuno -que debería representar en torno al 20% del consumo diario de calorías- es, dentro del marco de una dieta detox, tremendamente inconsistente puesto que en la gran mayoría de variedades de estos regímenes apenas se consume un zumo o un batido a base de frutas y de verduras. Además, hay grupos alimenticios muy importantes que se encuentran totalmente excluidos como, por ejemplo, los cereales, los lácteos y sus derivados.

Otro de los grandes errores en los que incurren muchas dietas detox es en la utilización de laxante. Si éste no es necesario para solventar una anomalía concreta puede convertirse en una herramienta invasiva a la par que agresiva con el organismo y no una ayuda. Un último efecto secundario es el temido efecto rebote, muy habitual en las planificaciones depurativas debido, sobre todo, a la escasez de nutrientes ingeridos.