10 razones para celebrar la Navidad

Esta época tiene tantos detractores como incondicionales. ¿En qué bando estás tú?

Laura Sánchez

Razones para celebrar la Navidad

'Winter is coming', seguro que ya lo sabes. Y con el winter llegan inevitablemente las Navidades. Sí, esa época que tiene tantos detractores como seguidores incondicionales. ¿A cuál perteneces tú? ¿Te apetece celebrar la Navidad o te da pereza?

Poco importa, porque ya se nos han echado encima y no hay tiempo para escaquearse. Así que tenemos 10 motivos para celebrar la Navidad, ¿te apuntas?

Por qué celebrar la Navidad

La Navidad llega todos los años quieras o no. Y si bien cada vez más gente intenta librarse de esta celebración que parece tener sentido solo para las personas religiosas, también es cierto que resulta muy complicado evadirse del evento. 'Si no puedes con tu enemigo, únete a él', dicen. Y eso vamos a hacer. Hemos encontrado unos cuantos motivos para celebrar la Navidad.

1 Celebrar la Navidad por los reencuentros familiares

Reencuentros familiares en Navidad

A lo mejor no te apetece mucho cenar con tu tía entrometida, tu cuñado sabelotodo o tu primo repelente, pero piensa en tu abuelita y lo feliz que le hace tener a toda la familia a su alrededor. La Navidad propicia los reencuentros familiares y es mejor quedarse con el lado más bonito de la situación.

2 Por las cenas de amigos

Cenas navideñas con amigos

No, no vamos a intentar convencerte de que disfrutes de la cena de empresa estas Navidades, pero sí de las cenas con amigos, de las cañas en el bar de siempre y del reencuentro con esos amigos que viven lejos y que vuelven a casa por Navidad.

3 Por la decoración de la casa

Es la pereza la que no te deja ver la belleza de la Navidad. Pero ponte en acción, decora la casa en plata y oro y pon mucho brilli-brilli, como haría la vecina rubia. No te olvides de un pequeño árbol para acoger los regalos y echa un vistazo. ¿No te ha quedado un apartamento de película?

4 Por los días de fiesta que hay en estas fechas

Cada cuál tiene una motivación diferente para celebrar la Navidad y para muchos Navidad es sinónimo de fiestas, noches de leyenda y copas. Si no estás muy convencida de celebrar la Navidad, tranquila, tómate dos copas de champán y querrás celebrarlo todo el año.

5 Por los días de descanso, ¡hay que celebrar la Navidad! 

Muchas personas (no todas) tienen días libres en el trabajo en la época navideña. Hay reconocer que cualquier día festivo viene siempre bien. Y si no quieres ir a la comida familiar porque en tu día libre invernal prefieres quedarte en la cama, también está bien. Pero ese día ocioso es gracias a la Navidad, no lo olvides.

6 Por la comida rica que comemos en Navidad

Pavo para Navidad

No hay nadie en el mundo que esté a dieta en Navidad o que esté mirando las calorías que consume. La Navidad es tiempo de paz y amor, pero también de derroche gastronómico. Puedes comer lo que quieras sin sentirte culpable y sin mirar atrás.

7 Por los niños, ¡los reyes de la Navidad! 

Podemos reconocer que cada vez hay más adultos que se sienten incómodos celebrando la Navidad, pero ¿serías capaz de privar de la ilusión navideña a un niño? Son los niños los que más disfrutan de esta época y les sirve para atesorar recuerdos para toda la vida.

8 Por los regalos que hacemos y nos hacen

Regalos de Navidad

¿A quién no le gusta hacer regalos? ¿A quién no le gusta recibir regalos? Es cierto que tal vez se nos ha ido un poco de las manos esto de los regalos en Navidad, pero siempre se puede volver a los orígenes teniendo un pequeño detalle que no desfalque tu cuenta corriente pero que demuestre tu cariño.

9 Porque se acerca un nuevo año

Por qué debes celebrar la Navidad

La Navidad es el preludio de un nuevo año, un momento ideal para hacer recuento de lo que hemos logrado y también para hacer nuevos propósitos. Y, corre, porque seguro que aún te quedan muchas cosas por hacer antes de que acabe el año.

10 Porque no te puedes escaquear, aunque quieras...

Si hasta este momento no te hemos convencido de que celebrar la Navidad es la mejor opción, no nos queda más que decirte la cruda realidad: anímate a celebrar la Navidad porque la verdad es que no te puedes escaquear.

Y tú, ¿qué motivo tienes para celebrar la Navidad?