Qué es el mal de ojo y cómo protegerse

Si crees en el mal de ojo, te interesa saber cómo puedes protegerte

Laura Sánchez

Qué es el mal de ojo

Las personas supersticiosas creen en muchas cosas que no tienen explicación lógica, pero que es evidente que están ahí. El mal de ojo es una de ellas y es el equivalente a una racha de mala suerte en la vida de las personas que no creen en supersticiones. No sabemos si existe realmente, pero solo por si acaso, te contamos qué es el mal de ojo y cómo puedes protegerte de sus efectos.

Qué es el mal de ojo

Todos sabemos el poder de la mirada. Generalmente analizamos la mirada de nuestra pareja para intentar medir cuánto nos ama o la mirada de nuestra amiga para adivinar cómo de mal se encuentra realmente cuando nos está contando un problema. También observamos la mirada de nuestro jefe cuando nos dice que pasemos por su despacho.

Si la mirada es tan poderosa, si hay miradas que te hacen temblar de miedo unas veces y otras de pasión; si hay miradas que te reconfortan y otras que te ponen de los nervios, no es tan loco pensar que existe el mal de ojo. El mal de ojo sería causado por una persona con una mirada poderosa.

Una mirada poderosa que nos transmite toda le energía negativa de esa persona que tiene hacia nosotros sentimientos de ira, envidia, odio o deseo de venganza. Una especie de Karma particular en los ojos de una persona que posee una energía negativa intensa y que sabe cómo utilizarla.

Amuletos contra el mal de ojo

Cómo protegerte del mal de ojo

Así pues, sí es posible que exista el mal de ojo, aunque no todo el mundo pueda utilizarlo. Y lo que es mejor, no todo el mundo puede recibir ese mal de ojo. Para que sientas los efectos negativos del mal de ojo tienes que creer en él, así que aquí tienes la primera pauta para protegerte de esas miradas negativas que te complican la vida y convierten tus días en una sucesión de desastres.

Pero no es tan fácil decir y repetir que no crees en el mal de ojo si en el fondo de tu corazón piensas que efectivamente has sido víctima de ese particular hechizo maligno. En estas ocasiones, lo mejor es llevar siempre a mano un amuleto protector, que puede ser una mano de Fátima, un cristal azul con un ojo pintado típico de Grecia y Turquía o una figura con forma de pez. Esos son los más conocidos, aunque hay muchos más.

En cualquier caso, recuerda que el mal de ojo es una energía negativa que proviene de las malas intenciones y sentimientos de una persona tóxica. Los amuletos ayudan, pero la mejor forma de protegerte del mal es recubrirte emocionalmente de fortaleza y positividad. La actitud positiva y bondadosa es una especie de escude que el mal de ojo no puede traspasar.