Conoce las edades de la mala suerte en hombres y mujeres

Yakudoshi es una superstición japonesa que habla de años de vida de mala suerte

Napoleón Fernandez

conoce las edades de la mala suerte de hombres y mujeres

Pasar por debajo de una escalera, vestirse de amarillo para un gran evento o cruzarse con un gato negro son algunas de la supersticiones más conocidas en todo el mundo. Son "leyendas urbanas" o "historias" que han ido pasando de abuelos a niños y a las que los más escépticos no le dan apenas importancia, mientras que aquellas personas más miedosas lo pasan realmente mal. Para ellos este post quizás no es demasiado recomendado porque vamos a explica qué es Yakudoshi, una superstición japonesa que habla de las edades de la mala suerte en hombres y mujeres. 

Yakudoshi o la tradición de la mala suerte con hombres y mujeres 

Según la tradición japonesa, existen unos rasgos de edades muy peligrosas para hombres y mujeres porque, en ciertos años de sus vidas, se produce un deterioro físico y mental que puede ocasionarles graves consecuencias para el futuro. Durante esos años, la persona atraviesa por distintos períodos de mala suerte que pueden hacer mella en ella. Son conocidas como edades desafortunadas y se remontan al período Heian (794 a 1185). 

Para el Yakudoshi, las edades de mala suerte varían por sexo. Así, para los hombres los peores años se centran en los 25, 42 y 61 años, mientras que los de la mujer se sitúan en el 19, 33 y 37. De estas tres edades, para ellos el peor es el 42 y, para ellas, el 33. Pero aquí no acaban las creencias en torno a esta superstición japonesa. Se piensa que los años anteriores y posteriores a estas edades críticas y fatales para hombres y mujeres también son sinónimo de mala suerte. Lo más curioso es que esta leyenda se basa en la fonética: el 42 puede leerse como “Shi ni” (Muerte), y el 33 como “Sanzan” (Terrible). 

¿Qué hace para sobrellevar la mala suerte? 

edades mala suerte en hombres y mujeres

Para evitar que la mala suerte se cebe con ellos, los creyentes de esta superstición suelen hacerse con amuletos que les protejan de las malas vibraciones o acuden a santuarios para participar en ceremonias religiosas, incluso algunas personas van un año antes a los templos para intentar reducir la mala suerte en el año que llegue esa edad desafortunada. 

Para atraer la buena suerte es recomendable que el día que la persona cumple años, esta y sus familiares visiten un santuario para despojarse de los infortunios en el año crítico. También se asocia la buena suerte a prácticas como pisar una mierda (lo mismo ocurre en otras partes del mundo), beber amachá (té con hojas secas de hortensia) o comer umeboshi (flor del ciruelo) por las mañanas. 

Otras supersticiones populares en Japón 

La cultura japonesa es tan supersticiosa como lo pueda ser la española o la mexicana. Lo único que diferencia Japón de otros países es que las suyas son únicas y especiales. ¿Quieres conocer las más populares (y a la vez más extrañas) del país nipón? 

serpientes mala suerte y buena suerte hombres y mujeres

1 Quizás esta teoría se creó para evitar la pereza. Si después de comer descansas un rato, te puedes convertir en una vaca. ¡Pobre español que se echa la siesta! 

2 Ojo al momento del día en el que te cortas las uñas: ¡nunca por la noche! Atrae la mala suerte y, lo que es peor, la muerte. Significa que morirás antes que tus padres. 

3 ¿Sabes lo que significa en la cultura japonesa romper un peine? ¡Lo has adivinado, mala suerte

4 Ver una araña, en función del instante en el que se produzca, puede inclinar la balanza hacia un lado u hacia otro. Por el día, todo genial; por la noche, ¡peligro inminente! 

5 La interpretación de los sueños nos ayuda a conocer el símbolo de los mismos. En Japón existe la creencia de que soñar con serpientes es un buen augurio, eso sí, mejor que sean blancas. Lo mismo ocurre si cuando caes en las manos de Morfeo por tu cabeza aparecen berenjenas. 

6 En el país oriental, las serpientes hacen referencia a los ladrones. Se dice que si cuando el sol se ha puesto, te dedicas a silbar o a tocar la flauta, estos reptiles irán a por ti. En otras zonas de Japón existe otra interpretación que habla de que quién va a ir a visitarte en breve son los fantasmas. 

7 Si estás en Japón y visitas un templo, debes tener en cuenta varias cosas. Prohibido hacer fotos a las tumbas, porque los difuntos se enfadarán y las consecuencias pueden ser perjudiciales para ti. Por otro lado, si pasas por delante de un templo, entra, sitúate delante del altar y da dos palmas o recita una oración a los dioses. Por último, si hay una campana a las puertas del mismo, acércate a tocarla.