10 cosas que solo las personas supersticiosas entenderán

¿Crees en las supersticiones?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El pensamiento mágico y las supersticiones no quedan tan lejos como parece de una vida racional y pragmática. Quién más y quién menos ha dudado a la hora de salir de fiesta ese viernes 13 o ha cambiado la cita con el ginecológico porque era el día 13 y martes. ¿Y quién no ha tocado madera para esquivar la mala suerte? Pero hay más. Te contamos algunas cosas que solo las personas supersticiosas entenderán. ¿Te suenan?

Las supersticiones más frecuentes

Las personas supersticiosas saben que la felicidad se basa en los pequeños gestos cotidianos, pero también saben que esa felicidad o estabilidad emocional es quebradiza. En un momento todo puede cambiar y un detalle ínfimo como que se te haya derramado un pellizco de sal puede cambiar el curso de los acontecimientos. ¿Cómo no estar alerta? La buena y la mala suerte dependen por completo de estar pendiente de estas supersticiones.

1Tocar madera

Reconócelo, lo has hecho más de una vez. Es escuchar la típica frase de ‘hace 5 años que no tengo la gripe’ y ponerte a buscar alguna superficie de madera para no conjurar a la mala suerte o a la ley de Murphy, que nunca se sabe. ¿Sabes por qué lo haces? La madera proviene de los árboles, justo el lugar donde habitan las hadas. Es una forma de tocar su casa e invocar su protección.

2 Gatos negros

Un precioso gatito negro se cruza en tu camino y no sabes si pensar que menuda mala suerte o quedarte jugando un ratito con esa preciosidad. Menudo fastidio de superstición, la del gato negro, y todo porque en la Edad Media relacionaban a estos animalillos con las brujas y la hechicería. Claro que si te fastidia mucho esta creencia del gato negro siempre puedes acudir a la tradición cultural egipcia y pensar que ese gato negro no te puede traer mala suerte, ya que es la reencarnación de algún dios.

 

3 Debajo de la escalera

Vas caminando por la calle y te encuentras una escalera. ¿Pasas por debajo o la rodeas? La rodeas, pero no por superstición, por supuesto, sino por sentido común, no se te vaya a caer algún material justo cuando estás pasando. La creencia de que pasar debajo de una escalera trae mala suerte proviene también de la Edad Media porque en las ejecuciones públicas cuando ahorcaban a alguien, siempre había una escalera.

4 Martes 13

’13 y martes, ni te cases ni te embarques’ Y si lo dice la sabiduría popular, será cierto. El mal rollo con esta fecha se atribuye a la caída del Imperio Romano de Constantinopla, aunque el número 13 también tiene su componente de negatividad por sí mismo en muchas tradiciones. 13 comensales fueron en la última cena de Jesús y ya sabemos cómo acabó la reunión de amigos, según la Kabbalah existen 13 espíritus malignos y en el Tarot la carta número 13 es la de la muerte.

5 Viernes 13

La superstición con esta fecha también tiene su origen en algunos acontecimientos históricos como derrotas, traiciones y ejecuciones varias, pero su poder maligno se ha fomentado en los últimos años gracias a la película de terror ‘Viernes 13’. Su influencia es tal que incluso existe una fobia a este día con el complicado pero elocuente nombre de parascevedecatriafobia. 

6 Espejo roto

Una de las mayores desgracias domésticas es que se rompa un espejo. Los espejos, que en su día fueron una herramienta más de adivinación, se rompen para no decirnos lo que ven sobre nuestro futuro, que debe ser bastante terrible si es capaz de autodestruirse para no decirnos la predicción. Como sea, un espejo roto son 7 años de mala suerte a no ser que…la tradición dice que si no tiras los trozos podrás evitar el mal augurio. Lo que no dice es qué hacer con todos esos cristales rotos.

7 Pásame la sal

La torpeza también atrae a la mala suerte cuando pides que te pasen la sal y por un descuido se cae el salero. Los hay que piensan que esto es una nadería, pero el caso es que la forma más directa para invocar al diablo. ¿La solución? Coge otro pellizco de sal y tíralo por encima de tu hombro izquierdo, así neutralizarás sus efectos malignos.

8 El trébol de cuatro hojas

No todo va a ser negativo en esto de la suerte y de ahí surgen los amuletos. Uno de los amuletos más antiguos, perteneciente a la cultura celta, es ese encuentro fortuito con un trébol de cuatro hojas que te dará buena suerte porque gracias a él, dicen, las hadas recuperaban la fuerza y las buenas energías. Merodea por el jardín del vecino a ver si lo encuentras.

9 ¡No me barras los pies!

Después de una comida familiar, te pones a recoger todo y te dispones a lavar los platos cuando llega tu hermana con su escoba y empieza a barrer a tu alrededor. Ahí se forma un baile, tú intentando que no te barra los pies porque todo el mundo sabe que si lo hacen no te casarás nunca. Míralo desde el lado positivo, la soltería tiene muchas ventajas, así que no esquives esa escoba.

10 El paraguas dentro de casa

Mucha gente atrevida se arriesga a llegar a casa después de un día de lluvia y dejarlo abierto dentro de la bañera para que se seque. No son gente supersticiosa, desde luego, ya que abrir el paraguas dentro de casa está totalmente prohibido. Si te estás preguntando por el origen de esta superstición no busques en la Edad Media, en la magia o en la hechicería. Cuando empezó el uso habitual de paraguas mucha gente se dio cuenta de que abrirlo dentro de casa ocasionaba pequeños accidentes domésticos.

Y tú, ¿tienes alguna superstición?