Señales que indican que estás enganchada a las redes sociales

Signos que revelan tu dependencia a Twitter, Facebook o Instagram

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Frente a las voces que se dedican a demonizar las redes sociales, se encuentran todas esas personas que han visto mejorados muchos aspectos de su vida gracias a Facebook, Twitter o Instagram. En el medio nos situamos las personas corrientes que nos adaptamos como podemos a los tiempos que corren sin saber muy bien las consecuencias, y la adicción a las redes sociales es una de ellas. ¿Estás enganchada a las redes sociales?

Cómo saber si estás enganchada a las redes sociales

Entre el uso y el abuso hay una línea muy fina cuando hablamos de nuevas tecnologías. Hace ya un tiempo que viene alertándose de una creciente adicción a las redes sociales, de una dependencia de las nuevas tecnologías y de un uso indiscriminado del Smarthpone que puede poner en jaque nuestra salud física y emocional.

Pero utilizar las redes sociales hoy en día es casi inevitable. Encontrar el amor, restablecer lazos familiares, reencontrarse con amigos del colegios, conseguir algún contacto de trabajo o simplemente conocer gente nueva. También cotillear entre nuestros conocidos, comparar vidas, criticar y envidiar. Y en este amplio colectivo de gente que utiiza la redes sociales no faltan los que han hecho de ellas su medio de vida.

¿Estás enganchada a las redes sociales? Estas son las señales que lo demuestran.

+ Lo primero que haces cuando te despiertas es mirar tus perfiles en las redes sociales. Casualmente también es lo último que haces antes de irte a dormir.

+ Sientes frustración cuando tus publicaciones no reciben muchas interacciones o estás pendiente cada vez que subes algo de cuántas reacciones provoca. Siempre a la búsqueda del 'like', siempre a la búsqueda de la aprobación.

+ Subes fotos de todo lo que cocinas, comes, bebes. También de la música que escuchas y de esa puesta de sol que es preciosa. Y la foto en el gimnasio, que no se diga que no tienes madera de 'influencer'.

+ Registras todos los lugares en los que estás, ya sean parques naturales o discotecas, playas o restaurantes, para que conste.

+ Miras las notificaciones en cualquier momento y te da igual si tu amiga te está llorando por su reciente ruptura o tu sobrino te está pidiendo la merienda. Lo primero es lo primero.

+ Te angustias si no tienes conexión a Internet o te estás quedando sin batería, aunque sepas que en breve vas a volver a estar conectada.

+ No descansas de las redes sociales en ningún momento y mucho menos en vacaciones. Las fotos de la playa son imprescindibles.

+ Tu vida está registrada en las redes sociales paso a paso: tu pareja, tus amigos, tus fiestas, tus viajes, tus hijos...

+ No hay un solo día que no entres a tus redes sociales.

¿Es posible desengancharte de la redes sociales?

Si te ves reflejada en las señales anteriores, tal vez sea hora de desconectar por un momento. No, no te vamos a pedir que cierres tus cuentas en las redes sociales, pero sí que te propongas hacer un uso moderado de ellas. No se trata de desparecer del mundo virtual, sino de prestar un poco más de atención al mundo real.

+ Establece un día a la semana en el que no subas ningún post a Facebook, no retwittees nada y no hagas ninguna foto para Instagram.

+ Limita el horario de uso en las redes. No puedes entrar en Facebook en horas de trabajo, por ejemplo, pero tampoco cuando estés con tus amigas.

+ Cuando estés frente a un helado fantástico aparta la imagen mental de lo bien que quedaría esa foto en Instagram y guarda el secreto disfrutando del sabor del helado en tu intimidad. Solo por probar.

+ Elimina de tus redes sociales a todos esos contactos que no conoces y tampoco te aportan nada. Que tengas muchos amigos o seguidores en las redes no te va a hacer más feliz.

+ Silencia las notificaciones de tu teléfono móvil. El mundo no se acaba porque no respondas inmediatamente ese comentario.

+ Cuando quedes con amigas, en las comidas familiares o en eventos sociales guarda el móvil en el bolso y no lo saques ni para tomar fotos. Deja que se ocupen otros de las pruebas para la posteridad.

+ No dejes pasar una conversación con tu pareja por estar pendiente de las redes sociales.

+ Dedica también un momento todos los días a estar a solas con tus pensamientos, pensando solo en ti, sin teléfono, sin ordenador, sin compañía.