Por qué la vida en las redes sociales no es la vida real

El efecto de las redes en la autoestima

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Las redes sociales están tan presentes en nuevas vidas que hasta intentan suplantarla. La vida virtual se confunde con la vida real y a veces no sabemos bien cuánto hay de realidad y cuánto de ‘postureo’ en las publicaciones que subimos y vemos en Facebook o Instagram. Te contamos por qué la vida en las redes sociales no es la vida real, no te confundas.

No te olvides de vivir la realidad por vivir en las redes sociales

Para nada es nuestra intención demonizar las redes sociales que han llegado a nuestras vidas para enriquecernos, para descubrir nuevas amistades, para reencontrarnos con viejos amigos y, por qué no, también para encontrar el amor. No falta quien hace de las redes sociales su medio de vida y un nuevo medio de información y comunicación. Hasta aquí las virtudes de las redes sociales.

+ Vayamos con cuidado porque esas fotos del atardecer en la playa con tu pareja, esas declaraciones de amor público y ostentoso, esos viajes que atestiguas foto a foto o esos deliciosos platos que se te van a quedar fríos si te entretienes demasiado contestando los comentarios que suscitan, todo eso no es que no sea real, sino que tú misma lo estás despojando de su carácter real para pasarlo al mundo virtual.

+ Porque es cierto que no subes la grabación de una discusión de pareja ni tampoco la foto de esos días que pasaste en cama por la gripe y, claro, a nadie le importa. Como tampoco le importa a nadie lo feliz que finges ser en Facebook o Instagram. ¿Cuánto tiempo pasas pensando en la próxima foto que vas a subir?, ¿cuánto tiempo pasas respondiendo a los comentarios?, ¿cuántas frustraciones llevas porque no te han dado los likes que esperabas? Es tiempo perdido si mientras estabas muy atenta a lo que sucedía en tu smarthpone, se te ha enfriado el café y tienes a tu mejor amiga hablando sola mientras tú asientes con la cabeza.

La vida en las redes sociales es real, pero hace que se te escape lo más importante, el contacto piel con piel, las miradas y las sonrisas de una conversación, ir agarrada de la mano de tu pareja porque siempre estás al tanto de una foto preciosa, el olor del mar, ese que no puedes transmitir por Instagram. No es necesario que reniegues de las nuevas tecnologías, pero tampoco reniegues de la realidad más palpable.

 

? #TheBlondeSaladGoesToVegas

Una publicación compartida de Chiara Ferragni (@chiaraferragni) el29 de Abr de 2017 a la(s) 2:21 PDT


Puedes leer más artículos similares a Por qué la vida en las redes sociales no es la vida real, en la categoría de Autoestima en Diario Femenino.