9 Remedios caseros para las malas digestiones

Las infusiones serán tu mejor aliada para combatir la dipsepsia

Lidia Nieto

Diarrea, aumento de peso, hinchazón abdominal, estreñimiento, pesadez o dolor en el estómago son solo algunas de las molestias que se pueden derivar de las malas digestiones. Las dispepsia se produce por una incapacidad que tiene nuestro sistema digestivo de asimilar lo que comemos, bien porque sea mucha cantidad o porque lo introducimos todo muy deprisa y sin apenas masticar. ¿Cómo ponerle solución? Un remedio casero para las malas digestiones son las infusiones, que deberíamos tomar cada día justo después de la comida para facilitar así una buena digestión.

Cómo las infusiones pueden ayudarte con las malas digestiones

Muchos son los motivos que llevan a que una persona pueda tener malas digestiones. Lo que come (alimentos como el picante o el café son contraproducentes), el estrés y el ritmo de vida, el consumo abusivo de medicamentos o pastillas, el alcohol y el tabaco o la manera que cada uno tiene de comer (de pie, sin masticar apenas y en un tiempo limitado). Por ello, lo más recomendable es intentar cambiar estos hábitos, pero además desde Diario Femenino te vamos a dar unos sencillos remedios caseros para las malas digestiones: las infusiones. ¡Toma nota de las más efectivas!

1 Té verde

Esta bebida está recomendada tanto para la gente de tiene indigestiones como para aquellos con problemas de diabetes, de colesterol alto o de huesos. En el caso que nos ocupa se hace indispensable por sus propiedades para reducir la hinchazón abdominal, favorecer la eliminación de gases, combatir el estreñimiento y tratar distintos problemas del sistema digestivo. 

2 Manzanilla

Seguramente ya conozcas tus beneficios, porque es uno de los remedios caseros que han pasado de abuelas a madre y de éstas a hijas. La manzanilla, acompañada con un chorrito de anís, reduce el dolor de estómago, los nervios, las náuseas y los vómitos, y es muy eficaz para combatir los gases. Bébela después de las comidas y entre horas, y caliente o fría según la época del año en la que estés. 

3 Eneldo

Esta hierba con un sabor parecido a anís se puede usar para condimentar algunos platos de carne o pescado, pero también es un perfecto aliado para aliviar una amplia gama de problemas relacionados con el aparato digestivo. Te enumeramos alguno de ellos: combate las flatulencias y la retención de líquidos, trata las dolencias procedentes de las hemorroides y alivia los dolores de regla. Dos advertencias sobre el eneldo: no superar la dosis de dos tazas al día y no consumir si se está embarazada o si se sufre gastritis.  

4 Hinojo

El hinojo es una hortaliza que se puede cocinar al vapor, en compañía de otras verduras, como ingrediente de una sopa o de una ensalada, pero también como guarnición de carnes o pescados. Sus semillas se pueden usar como infusión y sus propiedades pueden resultar muy efectivas para personas que tienen problemas digestivos o estomacales: favorece las expulsión de gases y, por su alto contenido en fibra, aporta saciedad y ayuda a controlar el peso. Puedes comprar bolsas ya hechas en un herbolario o supermercado, o también adquirir las semillas y prepararlas con agua mineral. 

5 Tomillo 

Por su alto contenido de flavonoides, el tomillo está muy recomendado para aquellas personas con dolores en el estómago, flatulencias, náuseas y/o vómitos. Puedes tomarla sola o combinada con otras especies como romero, jengibre o canela. La puedes consumir fría, pero te aconsejamos hacerlo en caliente para que su olor y sus propiedades no desaparezcan, y tomarla por la noche después de una cena ligera. ¡Tu estómago te lo agradecerá! 

Otros medios para combatir la indigestión y el dolor de estómago

Existe mucha gente que odia las infusiones, porque les revuelve más o porque, debido a sus propiedades curativas, les recuerda que están malos. Para aquellos que son incapaces de tomar ni siquiera un sorbo de manzanilla, té verde o eneldo, tenemos otro tipo de alternativas para combatir la indigestión y reducir sus síntomas o molestias.

6 Bicarbonato o sales de frutas

En un vaso de agua, echa un poco de zumo de limón y una cucharadita de bicarbonato. Remueve bien y toma esta mezcla a sorbitos pequeños. 

Papaya

Esta fruta tropical contiene una enzima, la papaína, que facilita la digestión. Además son portadoras de fibras que fortalecen el sistema digestivo. Tómala entera, acompañada de plátano - otra fruta que alivia la hinchazón abdominal- o en zumo. ¡No tienes excusa! 

8 Espárragos

Se trata de una verdura muy poderosa, porque ayuda a reducir la distensión abdominal. Además contiene prebióticos, que favorecen la expulsión de los gases y fibras solubles e insolubles. 

9 Miel y vinagre de sidra

Coloca en una taza de agua caliente un poco de miel y un poco de vinagre sidra (una cucharada de la primera y dos de la segunda), mézclalo bien y bébetelo. ¡Sentirás cómo esta zona se va, poco a poco, relajando!