Beber en botella y otro hábitos diarios que provocan gases

La comida no es la única causante de la aparición de eructos y flatulencias

Olivia Blanc
Olivia Blanc Periodista

 hábitos diarios que producen gases

Los gases son esas molestias que se producen en nuestro intestino con la entrada de aire, provocando un fuerte dolor de estómago si no se expulsan a través de eructos o ventosidades anales. Siempre que pensamos en este tipo de molestias, lo primero que se nos viene a la cabeza es cambiar nuestros hábitos alimenticios, pero ¿sabías que existen ciertos hábitos diarios que te producen gases? Y no nos referimos a ingerir algún tipo de alimentos (legumbres como lentejas, garbanzos, guisantes; algunas verduras como coles de Bruselas, espinacas o alimentos ricos en fibra como harina integral o cereales) o comer despacio, hablamos, por ejemplo, de gestos tan comunes como beber directamente de una botella. 

Descubre qué hábitos diarios te producen gases

1 Mascar chicle

Muchas veces mascamos chicle con la intención de saciar la sensación de hambre o, incluso, para reducir la ansiedad. Hay que señalar que mascar chicle tiene ventajas para la salud, como el hecho de que ejerce una función limpiadora sobre la boca. En su contra, hay que destacar que mascar chicle provoca acidez, dolor de estómago y gases y, en ocasiones si se abusa de ellos, diarrea por el poder laxante de la composición de los mismos. Como siempre, consume chicles con control y mesura. 

2 Beber en botella 

 beber en botella y gases

Da lo mismo que hablemos de agua o de cerveza, cualquier bebida debe consumirse en un vaso y nunca desde la botella. Ya no solo porque puede ser algo antihigiénico, sobre todo si esa botella pasa de mano en mano y de boca en boca, sino porque puede generar en un montón de gases. Bebiendo directamente en la botella estamos introduciendo en nuestro cuerpo todos los gases que en ella habitan y, por eso, mucha veces tenemos ganas de eructar o aparece flato. Ten siempre un vaso a mano y, también muy importante, bebe con tranquilidad y sin prisas. 

3 Fumar

El tabaco solo tiene consecuencias negativas para el organismo: afecta a órganos como los pulmones o el intestino delgado, provocando la aparición de cáncer, pero también se vincula a enfermedades como las cataratas o neumonía. En el día a día, fumar puede crear molestias en el estómago como la aparición de gases. El proceso es el mismo que se produce al beber en botella: la entrada de aire en el cuerpo que tiene que expulsarse en forma de eructo o flatulencia. 

4 Consumir bebidas con pajita 

Abusar de este hábito que adquirimos de pequeños con el objetivo de tomar más líquidos tiene consecuencias negativas para la salud. Provoca la entrada de aire y, en consecuencia, la producción de gases, pero también favorece la aparición de arrugas en la zona de alrededor de los labios. A su favor se puede decir que protege los dientes de las caries. 

5 La dentadura postiza 

¿Usas dentadura postiza y tienes gases? ¡Tu problema tiene fácil solución! Acude inmediatamente a tu dentista para que te revise la boca. No es que sea algo urgente ni grave, pero sí que es cierto que si tu dentadura no está bien ajustada, no masticas bien y, por lo tanto, ocurre lo mismo que cuando se mastica chicle: se produce la entrada masiva de aire.