Dolor de cabeza por el aire frío

Marta Valle

Los cambios bruscos en la climatología afectan directamente a la salud de miles de mujeres. Concretamente, con la llegada del invierno y del aire frío, resulta bastante común que suframos frecuentemente dolores de cabeza. A diferencia de las jaquecas veraniegas, más influenciadas por el propio calor estacional e incluso por la luminosidad que caracteriza a estos meses, éstos disponen como origen habitual infecciones que pueden afectar a las fosas nasales y al sistema respiratorio en general. Sin embargo, existe una metodología funcional para combatir de forma sencilla estas patologías.

Nuestra salud se ve afectada por los cambios en el clima

Al igual que en verano, cuando la temperatura comienza a descender y llegan los primeros avisos invernales, la presión barométrica en el aire se ve modificada y esto puede provocar anomalías en nuestra salud. El aire frío posee una mayor proporción de moléculas de oxígeno que el aire caliente, lo que genera que los vasos sanguíneos en nuestro cerebro se expandan y se contraigan para equilibrar en nuestro organismo el consumo de este oxígeno. Al llevar a cabo esta acción de contracción, es posible que suframos molestias en forma de cefaleas hasta que nos acostumbremos a las nuevas condiciones ambientales dictadas por el cambio estacional.

Si el aire, además de frío, resulta ser seco también puede influir negativamente en nuestra condición física, provocando alguna que otra molesta jaqueca. Las fosas nasales funcionan de una forma más eficiente en ambientes húmedos, por lo que, de lo contrario, una climatología seca potenciada por el frío puede llegar a irritarlas e inflamarlas. Esta clase de reacción por parte de nuestro organismo genera fuertes dolores de cabeza.

Dada esta vinculación entre las inflamaciones y los dolores de cabeza como consecuencia del aire frío, los medicamentos con un perfil antiinflamatorio suelen ser, por motivos obvios, los más recomendados en estos casos. Igualmente, si estos persisten en el tiempo y comprobamos que puede existir riesgo de que se tornen crónicos, la mejor solución pasa por acudir a nuestro médico de cabecera. A modo preventivo, para aquellas que vivimos en climas secos, el uso de un humidificador resulta eficaz para evitar las irritaciones mentadas.

Puedes leer más artículos similares a Dolor de cabeza por el aire frío, en la categoría de Dolor de cabeza en Diario Femenino.