Cómo retrasar el envejecimiento vaginal

Andrea Collantes

A medida que pasa el tiempo, el aparato reproductor femenino sufre numerosos cambios, siendo especialmente notables cuando llega la menopausia. El ciclo menstrual comienza a verse alterado tiempo antes de la menopausia haciendo que los periodos menstruales comiencen a interrumpirse de forma ocasional hasta que desaparecen por completo.

La menopausia se produce por una disminución de los niveles hormonales ya que que, a medida que pasa el tiempo, nuestro cuerpo las genera en menor medida y hace que las paredes vaginales sean menos elásticas y pierdan tonicidad.

Los años también hacen que el flujo vaginal sea escaso y más acuoso pudiendo derivar fácilmente en sequedad vaginal y en el exterior, los labios vaginales se atrofian.

Alteraciones vaginales ante el envejecimiento

Hay multitud de afecciones asociadas al envejecimiento vaginal que sufrimos con el paso de los años. Por un lado, los músculos vaginales con el tiempo van perdiendo tonicidad y fuerza por lo que hay más posibilidades de que puedan desprenderse de su posición y sufrir lo que se conoce como prolapso uterino, aumentando el riesgo de padecer incontinencia urinaria.

Por ello es importante que realicemos ejercicios vaginales, que ayudan tanto a evitar este tipo de afección y además ayuda a mejorar la vida sexual de la pareja.

Al producirse una disminución del flujo vaginal, es frecuente que las paredes vaginales estén más secas y pueda causar molestias e incluso dolor en las relaciones sexuales. Es importante que si esto ocurre tomemos otras medidas como la utilización de lubricantes hidrosolubles para que nuestra vida sexual no se vea afectada.

Además, la flora vaginal también se ve alterada haciendo que los microorganismos que protegen la vagina se descompensen y podamos ser más propensas a padecer infecciones vaginales.

Puedes leer más artículos similares a Cómo retrasar el envejecimiento vaginal, en la categoría de Ginecología en Diario Femenino.