Humedad vaginal por flujo vaginal abundante: ¿es síntoma de infección?

María Fernández

El flujo vaginal es una secreción natural de nuestros genitales que si es demasiado abundante puede convertirse en un problema, ya que produce una sensación de humedad vaginal muy molesta y que puede desencadenar complicaciones. El objetivo del flujo es proteger a la vagina de distintas infecciones. En general y en ausencia de enfermedades, suele ser de color blanco o claro y no tiene apenas olor.

Si tu flujo vaginal ha sido siempre abundante no tienes por qué poner el grito en el cielo ya que cada mujer es diferente. Además, distintas condiciones y estímulos externos pueden causar que aumenten los niveles de flujo como por ejemplo el estrés, la ovulación, el deseo sexual, los cambios hormonales provocados por el embarazo... En ocasiones, el flujo vaginal excesivo puede deberse a una infección vaginal. En cualquier caso, si quieres descartar enfermedades debes consultar con un profesional.  

La humedad vaginal, además de ser una sensación molesta, puede crear la condición ideal para que se desarrollen otro tipo de males como infecciones u hongos. También, puede que el flujo vaginal cause algo de picazón. La vaginitis es una enfermedad en la que se inflama o irrita la vagina causando molestias durante el sexo o al hacer pis.

El flujo vaginal excesivo puede deberse a una infección

Para evitar que se produzcan infecciones como resultado de la humedad en la vagina, es necesario tener unos correctos hábitos de higiene utilizando jabones neutros que no alteren la flora vaginal. Sin embargo, es importante tener sentido común a la hora de la limpieza vaginal, ya que no es recomendable ni el exceso ni el defecto de ella.

También es importante recordar que la forma correcta para limpiarse la vagina es desde la parte delantera hacia el ano para evitar que las bacterias lleguen a la vagina. Además, es conveniente que utilices siempre vestimenta holgada y ropa interior de algodón. De esta forma se deja a la piel respirar aumentando el flujo de aire, lo que disminuye la acumulación de humedad.

Para asegurarte que tu vagina tiene un buen estado de salud acude a tu ginecólogo para que, tras una serie de análisis o exploraciones, pueda determinar de forma efectiva las características y soluciones de tu caso.