Miedo al DIU: mitos y verdades sobre sus riesgos y efectos secundarios

Miedo al DIU 

El DIU de cobre, y posteriormente el DIU Mirena, se convirtieron en dos de los métodos anticonceptivos más populares entre las mujeres, debido a su comodidad y eficacia. Sin embargo muchas aún son reticentes a este método por diversas razones.

Para explicar las causas del miedo al DIU es fundamental conocer su método de funcionamiento. El DIU es un pequeño dispositivo en forma de T que el ginecólogo coloca en el interior del útero. En el caso del DIU de cobre su acción consiste en bloquear el paso de los espermatozoides, mientras que el DIU Mirena también se vale de la liberación de hormonas con el mismo objetivo de prevenir el embarazo.

El miedo a los efectos secundarios del DIU

En ambos casos, una de las razones que las mujeres suelen esgrimir para no usar el DIU son los peligros de mantener un objeto extraño dentro del cuerpo durante varios años (de tres a cinco normalmente) y los posibles efectos secundarios a largo plazo que se deriven de su uso. 

El DIU es un dispositivo físico, por lo tanto existe una posibilidad, aunque no muy alta, de que se mueva, provocando no sólo que pierda su eficacia, sino que puede causar lesiones o heridas en el interior del útero. Esto puede hacer que aumente el riesgo den contraer infecciones que afecten a la fertilidad de la mujer.

Por ello es especialmente importante revisar regularmente los hilos del dispositivo que indican que no se ha movido. Otro miedo común es la de sufrir alergia al cobre, que une derivar en complicaciones serias, aunque muchos dispositivos, especialmente del DIU Mirena, son de plástico para evitar este problema.

El DIU Mirena provoca desconfianzas de otro calibre, no relacionadas tanto con el dispositivo como en el uso de hormonas. La acción de la progesterona puede provocar diversos efectos secundarios, como dolores de cabeza o aumento de peso, sobre todo en los primeros meses de su uso.

Por ultimo, debemos tener en cuenta que otro miedo frecuente es la molestia no sólo en la colocación del DIU, sino por su uso, especialmente durante las relaciones sexuales. Antes de elegir o descartar el DIU, lo más importante es hablar con el ginecólogo para informarnos de cuál es el método anticonceptivo más adecuado a nuestro caso concreto.

Inés Torres  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x