Cómo afecta la higiene íntima a la salud de la mujer

Rosa Torres

Toda mujer ha de saber y tener en cuenta que su salud íntima es primordial, de lo contrario pueden aparecer infecciones o trastornos no deseados. Una vagina sana es aquella que contiene unas bacterias y ácidos beneficiosos, encargados de controlar el ph de la vagina y evitar cualquier tipo de infección. Por eso, es importante realizar una correcta higiene y evitar algunos pasos que pueden perjudicar y alterar el estado natural de la vagina.

Consejos para gozar de una correcta higiene íntima

+ No a las duchas vaginales. ¿Qué hacer para que la zona íntima disfrute de una salud de diez? Lo primero es evitar a toda costa las duchas vaginales, ya que pueden alterar el ph de la vagina (debe estar entre un 3,8 o 4,5) y reduce la acidez que esta contiene y, por tanto, desencadenar la aparición de alguna infección. También evita los jabones o limpiadores fuertes, porque pueden provocar alguna alteración en la vagina.

+ Buena alimentación. La alimentación es esencial para gozar de una salud íntima de sobresaliente. El jugo de arándanos o el yogur pueden convertirse en tus fieles aliados a la hora de cuidar esta zona y prevenir cualquier tipo de infección. Asimismo, mantén una practica de sexo seguro, siempre con preservativo para no caer en la redes de ninguna enfermedad de transmición sexual (VIH, herpes genital, gonorrea, sífilis, clamidia o verrugas genitales).

+ Prevención de infecciones. Otros tipos de infección es la de hongos, la vaginosis bacteriana y la tricomoniasis. En el caso de la tricomoniasis se transmite por medio de las relaciones sexuales, mientras que la vaginosis aparece por creciemiento de bacterias en la vagina y los hongos aparecen por la aparición de otro tipo de hongos. Es necesario que sean tratadas lo antes posible para evitar que evolucionen y surjan otro tipo de trastornos.

+ Ropa interior de calidad. La ropa interior es otro aspecto clave para mantener tu salud íntima perfecta. Siempre escógela de algodón, porque este tipo de tejido mantiene la vagina seca y puede transpirar, de lo contrario, si está húmera y no 'respira', pueden aparecer infecciones.

+ Limpieza vaginal. Por último, y no menos importante, para completar tu higiene íntima es necesario que después de ir al baño, has de limpiarte de adelante hacia atrás, ya que las bacterias de la zona del ano pueden causar algún tipo de infección. Cuando estés menstruando, cambia con regularidad la toallita sanitaria, según la cantidad de tu flujo menstrual y evita todo lo posible los protectores diarios para no acumular humedad (la humedad es una aliada perfecta para atraer infecciones).

En definitiva, una mala higiene puede repercutir de forma muy negativa a nuestra zona íntima y nuestra salud en general, además de provocar trastornos no deseados que deberán ser tratados lo antes posible por un especialista, quien determinará el diagnóstico final.

Puedes leer más artículos similares a Cómo afecta la higiene íntima a la salud de la mujer, en la categoría de Higiene en Diario Femenino.