Tratamiento 'Calor del Desierto' contra la fatiga y el estrés

Con la llegada del frío y la lluvia, el cuerpo, y en especial la piel, se resienten por los agentes externos y necesitan de cuidados especiales. Esto plantea una serie de necesidades para muchas personas y por ello, muchos centros de estética ponen en marcha tratamientos novedosos y que cuenta con numerosos beneficios. Uno de ellos es el tratamiento "Calor del Desierto", que hemos encontrado en el UrbanSpa, de Marisma Wellness Center en Santander.

 Tratamiento calor del desierto

Sólo su denominación explica parte de su contenido, calor seco. Este calor, gracias a los ingredientes curativos y mineralizantes que incluye, penetra en la piel consiguiendo importantes efectos sobre el dolor, la fatiga y el estrés, todas ellas dolencias muy comunes en estos meses del año, motivadas tanto por los agentes externos como por el propio trabajo.

El tratamiento de "Calor del Desierto" está basado en una fórmula rica en cobre, magnesio y zinc y permite, a través de una envoltura suave, burbujeante y cálida, reducir el dolor, descontracturar o aliviar tensiones, entre otros. Es la mezcla de ingredientes, como los antes mencionados como el cobre, zinc, magnesio, algas rojas y el mineralizante barro dorado del desierto, los que consiguen inmejorables efectos sobre la persona que recibe el tratamiento.

 Tratamiento con calor

Protocolo de aplicación


El primer paso que llevan a cabo las profesionales de UrbanSpa es preparar la piel para el tratamiento con una exfoliación completa a base de sales marinas. Con este proceso lo que se consigue es retirar el exceso de células muertas para permitir la mejor penetración de los activos.

Posteriormente se procede a la aplicación de la envoltura corporal, que se prolonga durante veinte minutos, la cual proporciona multitud de beneficios. Por una parte aporta calor duradero, el cual puede alargarse hasta una semana, y que trae consigo una importante activación de la circulación. Además de sus efectos revitalizantes, gracias a las sales minerales, el "Calor del Desierto" es idóneo para casos de artrosis agudas, ya que ayuda a mitigar el dolor y es muy recomendable en personas con depresiones, gracias a su efecto vigorizante.

El siguiente paso es la retirada de la envoltura con una ducha, tras la cual se aplica una gelatina, con el objetivo de aliviar la tensión y un humectante, con un exquisito masaje relajante. De esta forma la piel queda además nutrida, alisada y magníficamente preparada.

Como colofón al tratamiento se traslada a la persona a una zona de relax, en la que se finalizaría el tratamiento con un descanso en una cama caliente y la degustación de zumo de futas o un té.

Josune de la Riva  •  miércoles, 3 de noviembre de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x