Trucos para conservar el roscón de Reyes tierno (con relleno y clásico)

Claves para guardar el roscón de Reyes sin que se endurezca

Una de las mayores delicias de las fechas navideñas es el roscón de Reyes. Muchos esperan el 6 de enero para degustarlo en familia, pero los más golosos suelen comprar alguno unos días antes del día de Reyes (o incluso después). También hay quienes lo adoran tanto que se atreven a hornearlo ellos mismos. El caso es que es muy normal que sobre un poco de roscón en más de una casa ―en ocasiones se compra un roscón tan grande que queda un pedazo enorme, ¿verdad? ―.

Sin embargo, no siempre guardamos las sobras de roscón de la manera correcta, por lo que año tras año acabamos comiendo roscón duro. Pero este año será diferente, porque en Diario Femenino vamos a darte algunos trucos para conservar el roscón de Reyes tierno, tanto el clásico como el relleno, para que mantenga su sabor y frescura durante el mayor tiempo posible. ¡Mira, mira!

¿Cómo conservar el roscón de Reyes sin relleno?

Comenzamos por el roscón de Reyes sin relleno, porque muchas familias se decantan por este delicioso dulce. Además, si sobra luego puedes rellenarlo de lo que tú quieras. ¿Has probado a introducirle mermelada y queso crema? ¡Te lo recomendamos!

El roscón sin relleno es el más fácil de conservar. Dependiendo de si vives en un lugar templado, frío o cálido, las condiciones de conservación serán diferentes. ¡Toma nota! 

+ Si vives en un lugar templado o frío incluso puedes conservarlo a temperatura ambiente. Para ello, lo ideal es que envuelvas el roscón en papel film o en papel plata, de manera que no permitas que el aire entre en contacto con el bizcocho para que no se seque. Una vez que lo has envuelto bien puedes meterlo en un recipiente hermético como una bolsa de conservación de alimentos o un tupper, o mejor aún, una quesera de cristal. Con este método se conserva perfectamente entre 4-5 días

+ Si vives en un lugar cálido o prefieres degustar el roscón por unos días más, puedes conservarlo en el refrigerador, donde se conservará perfectamente por una semana si está correctamente envasado. Los pasos a seguir son los mismos que en el caso de temperatura ambiente. Primero deberás envolverlo y después introducirlo en un recipiente hermético. De esta manera no se endurecerá y conservará toda su jugosidad y sabor. Para que la textura sea como de recién hecho, solo tienes que sacarlo de la nevera  minutos antes de degustarlo. 

Conservar el roscón con relleno: claves infalibles

Por lo general, el roscón con relleno se debe conservar en el refrigerador. Hay algunos rellenos que permiten la temperatura ambiente si esta no es muy alta, como el dulce de leche o la cajeta (en cuyo caso pueden conservarse a temperatura ambiente por dos o tres días). Sin embargo, si no quieres arriesgarte, lo mejor es que uses el frío. La mayoría de los rellenos son derivados lácteos que pueden fermentar a temperatura ambiente y seguro que no deseas estropear esa deliciosa nata, crema o trufa, ¿verdad?

La conservación es exactamente igual que la del roscón sin relleno. Pero en este caso es muy importante que quede perfectamente envuelto para asegurarte de que no hay partículas de aire en contacto con el relleno. Si la nata sale por los lados del roscón, lo ideal es que elimines el sobrante con una espátula para que al envolverlo no se manche el plástico o el papel plata.

Por cierto, este paso es uno de los mejores, porque puedes saborear ese delicioso relleno sin culpas (al fin y al cabo estás ocupándote de conservar el roscón). Después de envolverlo cuidadosamente introdúcelo en un recipiente o bolsa herméticos, ¡y a la nevera! Con este método puede conservarse en perfecto estado aproximadamente una semana. Ya sabes que para saborearlo mejor, debes sacarlo del refrigerador 20 minutos antes de consumirlo.

¿Puedes congelar el roscón de Reyes para conservarlo?

Otra opción que puede que te interese es congelar el roscón de Reyes. Si eres un amante de este delicioso postre navideño y lo quieres degustar unos meses más, entonces puedes comprar un roscón extra (sin relleno) y conservarlo en el congelador hasta por tres meses. 

Para ello, lo mejor es partirlo en porciones, ya que así solo descongelarás aquella que te vayas a comer cada vez que te apetezca sentir el sabor del día de los Reyes Magos. Primero corta, después envuelve en papel plástico (film) y seguidamente coloca las porciones en bolsas de congelación. Superfácil, ¿verdad? Cuando lo desees consumir, simplemente deja que se descongele a temperatura ambiente

Lo ideal es que congeles un roscón sin relleno. Congelar el roscón con el relleno no suele funcionar muy bien, ya que en primer lugar el relleno tiene que llevar algún estabilizante para que se congele adecuadamente (si es una nata montada natural, lo más probable es que se separe el suero de la nata). Además, la nata suele empapar el bizcocho en el proceso de descongelación. Por tanto, si te gusta el roscón relleno, lo ideal es que lo congeles sin relleno y cuando lo descongeles, partirlo por la mitad e introducir el relleno de tu preferencia.

¿Conoces algún truco más para conservar el roscón de Reyes sin que se ponga duro? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Trucos para conservar el roscón de Reyes tierno (con relleno y clásico), en la categoría de Postres en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: