4 trucos sencillos para conservar las almejas frescas y en buen estado

Formas de mantener las almejas como el primer día que las compraste

Laura García
Laura García Periodista

¡Qué buena sabe una rica receta con un buen producto! Podrás pensar que esta frase es digna de un concurso de cocina pero no, cuando cocinamos con productos frescos, como las almejas, el resultado final se nota. Y si hablamos de consumir moluscos, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones, como comprarlos muy pegados a la fecha de consumo y observar con atención qué es lo que estás comprando. 

Por eso, cuanto más rápido consumas las almejas desde que las compres, ¡mucho mejor! Sin embargo -y sobre todo si hay alguna fiesta de por medio-, es inevitable que haya uno o dos días por medio en muchas ocasiones y no puedas hacer una rica receta lo antes posible. Nuestro consejo es que no las conserves frescas más de 3 o 4 días pero, entonces, ¿cómo puedes hacerlo? 

En Diario Femenino vamos a darte unos trucos sencillos para conservar las almejas frescas y en buen estado durante más tiempo sin perder ninguna de sus propiedades. ¿Cuáles son los pasos a seguir para ello? ¡No te pierdas las siguientes sugerencias! 

¿Cómo elegir bien unas almejas buenas y frescas?

Antes de saber cómo conservar correctamente las almejas, es importante comprarlas buenas y frescas. Igual que cuando vas a la frutería y te cuesta un poquito dar con la fruta perfecta, escoger todas las almejas buenas es bastante difícil. Sin embargo, sí podremos elegir la mayoría de frescas con tan solo echar un vistazo. 

El aspecto de las almejas debe ser brillante (nunca apagado) y deben estar completamente cerradas y con la concha en perfectas condiciones (nada de roturas o de rajas). Puede que nos encontremos con alguna abierta, pero es importante que al rozarla se cierre completamente. 

Una vez hemos visto cómo escoger las almejas de la mejor manera posible, toca ver algunos pasos que puedes seguir para conservarlas frescas. ¡Estarán como el primer día! 

Pasos para conservar las almejas lo más frescas posible 

1 Pásalas por agua

Habrás oído en más de una ocasión que las almejas que has comprado nunca deben contener arena, pues son sometidas a un proceso de limpieza. Sin embargo, la realidad es que muchas de ellas sí que la tienen. Por eso, antes de conservarlas o cocinarlas, lo mejor es que les des un buen remojón en agua para eliminar cualquier resto de arena que pueda haber en la concha. 

2 El truco del paño

Seguramente lo hayas visto más de una vez y no has caído en ello. La mejor forma para conservar las almejas frescas es conservarlas en un paño de cocina. El proceso es el siguiente: debemos mojar un paño en agua fría y colocar las almejas dentro. Posteriormente hacemos un nudo, colocamos el bulto resultante en un plato y las metemos a la nevera. Repite este proceso cada día hasta que cocines las almejas, aunque recuerda que es recomendable que no se sucedan muchos días.

3 Déjalas a remojo en un bol de agua

Si has comprado las almejas porque vas a cocinarlas en poco tiempo o no van a pasar más de 24 horas, este truco es para ti. Puedes llenar un bol de agua con un poco de sal y, después, dejar las almejas metidas ahí durante las horas de espera. ¡Estarán muy frescas! 

4 Cocina las almejas 

Si lo que buscas es que no se estropeen porque no las quieres cocinar inmediatamente, ojo a esta sugerencia: será mejor que las cocines para que se conserven mucho más tiempo. Después puedes dejarlas un par de días cocinadas para comerlas posteriormente o, por el contrario, congelarlas hasta que quieras consumirlas. De esta manera, las almejas aguantarán mucho más sin perder propiedades, sabor y, por supuesto, sin estropearse. 

Con estas recomendaciones solo te queda seguir paso a paso la receta que desees y disfrutar de este manjar del mar. ¡Buen provecho! 

Puedes leer más artículos similares a 4 trucos sencillos para conservar las almejas frescas y en buen estado, en la categoría de Sana en Diario Femenino.