Claves para conservar el turrón (casero o industrial) sin que se estropee

¿Cómo conservar el turrón durante mucho tiempo?

Los árabes introdujeron en la península ibérica este dulce delicioso realizado con almendra, miel y clara de huevo. Y las evidencias muestran ya desde el siglo XV la popularidad del turrón durante la Navidad. El de Alicante (el duro) y el de Jijona (el blando) son los turrones originarios, aunque hoy los encontramos en multitud de variedades: imperial, se yema, de chocolate con almendras, de trufa, guirlache... muchos se fabrican industrialmente, aunque aún en muchas zonas de España se encuentran obradores que lo hacen artesanalmente, con las recetas familiares heredadas de generación en generación.

Una Navidad sin turrón no es lo mismo, por eso en España es el producto dulce más consumido durante estas fechas. Pero además, el turrón se ha popularizado en países como Francia, Italia y algunos del continente americano. 

Generalmente, tanto si es artesanal, hecho en casa o comprado del súper, suele durar poco. Está tan delicioso que la familia ataca el turrón como si no hubiera nada más de comer. Pero hacia el final de la Navidad siempre sobra turrón. Hay una especie de empacho generalizado de polvorones, turrones y otros dulces navideños que nos acompañan en estas fechas, y siempre solemos guardar el sobrante para disfrutarlo un poquito más adelante. Sin embargo, ¿sabemos conservarlo adecuadamente? En Diario Femenino te contamos las claves para conservar el turrón casero o industrial sin que se estropee.

Paso a paso para conservar el turrón mucho tiempo más

Es un error generalizado pensar que el turrón se conserva en la nevera. De hecho, el frío excesivo puede llegar a afectar su grasa, descomponiéndola y estropeando su sabor y consistencia. Si se conserva adecuadamente, el turrón duro artesanal o casero durará aproximadamente dos semanas a temperatura ambiente y el turrón comercial hasta tres semanas una vez abierto (si no lo abres, hasta su fecha de caducidad). En el caso del turrón blando solo podrá conservarse alrededor de tres días. 

¿Qué debes hacer para conservarlo adecuadamente? Te damos los siguientes tips:

+ Lo ideal es partirlo en porciones alargadas para conservarlo mejor. En el caso del turrón blando puedes untar un poco de aceite en el cuchillo para que no se pegue. 

+ Una vez cortado, envuélvelo preferiblemente con papel de arroz (el papel de arroz es comestible y no se pega en el turrón blando, pero si no tienes puedes usar film). Después, vuelve a envolverlo con papel encerado (papel de horno) o aluminio. 

+ Tras este paso, guárdalo cuidadosamente en un recipiente hermético, una lata de galletas o un tupper. Mantenlo en un lugar fresco y seco lejos de la luz del sol. 

+ Un truco es etiquetar el recipiente con la fecha en que se hicieron los turrones, así sabrás cuándo deberás comerlos

+ En el caso de los turrones industriales o comerciales, se recomienda guardarlos en el recipiente hermético con su envoltorio original, pero si se ha roto o de ha echado a perder por alguna razón, puedes conservarlo como los artesanales y caseros. 

+ Por cierto, si te animas a hacer turrón casero debes saber que el turrón blando se conserva cuando está completamente frío, pero el duro es mejor conservarlo un poquito antes para que no se endurezca en exceso. 

+ Además, es importante tener en cuenta que lo deberás abrir y desenvolver unos minutos antes de servir. Si preparas una bandeja de turrones con demasiada antelación, corres el riesgo de que su sabor se estropee, sobre todo si vives en un ambiente húmedo. 

¿Se pueden congelar los turrones?

Cómo ya hemos dicho, las condiciones de frío y humedad no son las más recomendadas para conservar el turrón. Sin embargo, si este año probaste a hacer casero e hiciste demasiado, sería una pena desperdiciarlo. Así que te vamos a contar algunos truquillos para conservarlos en el congelador, ya que con este método puedes llegar a conservarlos hasta por un año.

+ Primero, corta en pedazos pequeños, para que puedas ir sacando solo lo que te vayas a comer. Después debes envolverlos con papel de arroz (o film si no tienes), de la misma manera que en el proceso de conservación a temperatura ambiente.

+ Tras esta primera envoltura forra cada trozo con papel aluminio. Ahora toca introducirlos en un recipiente hermético apto para congelación, pero antes forra el recipiente con papel encerado. De esta manera evitarás lo más posible que la humedad penetre en el turrón.

+ Asegúrate de que está bien cerrado, etiquétalo con la fecha en que guardarás los turrones y mételo al congelador.

Es muy fácil, ¿verdad? Cuando los quieras degustar sácalos y desenvuelve directamente, después espera a que se descongelen por sí solos a temperatura ambiente, en un plato o un recipiente sin tapa. 

¿Puedo meter el turrón en la nevera para conservarlo?

Repetimos que el frío no es el mejor método de conservación de los turrones, así que si vives en un clima frío, mejor olvídate de la nevera. Sin embargo, puede que vivas en un clima tropical y este año quieras hacer turrón. Si la temperatura ambiente es muy alta y hay exceso de humedad, entonces el refrigerador puede ser la mejor opción.

En este caso, solo debes seguir los pasos que anteriormente te contamos para congelar el turrón, aunque con envolverlos una vez en papel de arroz o papel plástico será suficiente. Si has comprado un turrón comercial, deja el sobrante en su envoltorio original y mételo tal cual en el recipiente hermético forrado con papel encerado. 

Puedes leer más artículos similares a Claves para conservar el turrón (casero o industrial) sin que se estropee, en la categoría de Postres en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: