4 formas eficaces para conservar el maíz y mantenerlo como el primer día

Tips para mantener el maíz como el primer día

Laura García
Laura García Periodista

El maíz es un cereal, fuente de antioxidantes, que nos permite acompañar nuestros platos y ensaladas de una forma rica y sana. Contiene fibra, hidratos de carbono, ácido fólico, vitaminas y, además, es saciante, por lo que es de gran ayuda a la hora de completar nuestra dieta y controlar nuestro apetito.

Pero es posible que, una vez comprado y abierto, se eche a perder bastante pronto, algo que debemos evitar. Por eso, en Diario Femenino te traemos 4 formas eficaces para conservar el maíz y mantenerlo como el primer día, ¿te animas a probarlo? ¡Atención a estos consejos! 

4 consejos para conservar el maíz durante más tiempo

1 En una bolsa hermética

Esta opción de conservación será perfecta si nuestro objetivo es almacenar las mazorcas de maíz tal y como las hemos comprado porque, por ejemplo, las queremos hacer enteras en la barbacoa. Para ello deberemos dejar la mazorca con sus hojas (ya que estas ayudan a mantener la humedad y, por tanto, a que no se estropee con tanta facilidad). Lo mejor sería que las hojas estuvieran verdes y firmes.

Para conservarlas solo necesitaríamos meterlas en una bolsa de plástico hermética. Intentaremos eliminar toda la cantidad de aire posible de la bolsa, para que así aguante durante más tiempo. Es importante también no lavarla. Lo haremos solo cuando vayamos a quitar las hojas y consumir.

Una vez tengamos la mazorca en nuestra bolsa con el menor aire posible, la colocaremos en el cajón de las verduras, puesto que es el sitio de la nevera que está mejor acondicionado. Así, conseguiremos que nos aguante prácticamente una semana.

2 Congela los granos

Si nos gusta utilizar el maíz de forma habitual pero no queremos estar comprando las mazorcas y limpiándolas, una opción es tener este preparado en el congelador. Así, solo lo prepararemos una tarde y podremos disponer de él durante bastantes días, sin que pierda sus propiedades ni se estropee.

Para ello, limpia muy bien el maíz, elimina todos los pelitos y las hojas y lávalo a conciencia. Posteriormente, échalos a una olla con el agua hirviendo. Cuando estén listos, échalos a un recipiente con agua muy fría, para conseguir una textura tersa y perfecta. Esto hará también que la textura al descongelarse sea muy buena. Tras estos pasos, separa los granos con ayuda de un cuchillo y espera a que se enfríen del todo. Por último, mételos en una bolsa de plástico, saca el aire que sobre y mételo al congelador. Cuando quieras descongelarlo, solo necesitarás sacar el puñado que necesitas de maíz y dejarlo descongelar a temperatura ambiente.

3 Maíz en conserva

Si quieres almacenar una cantidad de maíz considerable sin que se te estropee, la conserva es otra de las mejores opciones ¡y muy sencilla de hacer! El proceso será prácticamente el mismo que si la congelamos. Pelamos las mazorcas, quitamos los pelillos y las hojas y las echaremos a hervir en una olla grande con agua. Cuando estén hirviendo, echamos un buen puñado de sal y las escaldamos durante 20 minutos. Pasado este tiempo, sacaremos las mazorcas y las meteremos en agua fría para conservar la textura. ¡Ojo! No tires el agua de cocción, guárdalo puesto que será el líquido de nuestra conserva.

Una vez frías, desgranamos las mazorcas y metemos los granos en un bote de cristal, cubriéndolo con el agua que nos ha sobrado de la cocción. Es importante que el agua esté todavía caliente y que llenemos el tarro hasta prácticamente el borde. Cuando lo cierres, da la vuelta al bote y déjalo así durante un par de horas, para hacer el vacío.

4 Conserva el maíz en su propia lata de conserva

En otras ocasiones, directamente compramos una lata de maíz en conserva y nos sobran granos, por lo que nuestro objetivo es conservarlo en la lata, intentando que esté prácticamente igual que cuando la abrimos. Conseguiremos hacerlo durante 4 o 5 días si eliminamos el agua de conserva que trae, cambiamos el bote a uno de cristal, echamos agua y lo cubrimos con film transparente o una tapa.

¡Listo! Ahora ya sabes cómo conservar maíz durante mucho más tiempo para disfrutar de su sabor y, por supuesto, de sus propiedades. 

Puedes leer más artículos similares a 4 formas eficaces para conservar el maíz y mantenerlo como el primer día, en la categoría de Sana en Diario Femenino.