Dieta de la papaya

Ana Van den Eynde
dieta papaya

La papaya es una fruta tropical, muy rica en fibra, vitaminas A, B y C, calcio, hierro y fósforo. Además de estar riquísima, es de lo más sana, ya que está compuesta por un 88% de agua, 8% de azúcares y nada de grasas. Entre sus propiedades destacan sus efectos diuréticos y antioxidantes, es un arma eficaz contra la celulitis y ayuda a perder peso gracias a sus propiedades digestivas.

La papaya suele incluirse en las dietas para adelgazar ya que cien gramos de esta fruta aportan sólo 30 calorías. Existe una dieta de 1.200 calorías a base de esta fruta, que se recomienda seguir dos veces por semana. Está indicada, sobre todo, para personas que tienen problemas digestivos como gastritis, diarrea y gases, estreñimiento, dermatitis, foliculitis y acné. A continuación te damos los detalles del menú:

Desayuno

- Un vaso de leche de soja o desnatada con dos cucharadas soperas de germen de trigo u otros cereales.

- Un plato de postre de papaya (de una a una pieza y media)

El desayuno debe ser ligero, pero puedes compensarlo a media mañana con otro plato de postre de papaya o macedonia de frutas. También puedes sustituir la papaya por cinco fresas

Comida

- Ensalada multicolor (un tomate, media zanahoria, dos cucharadas de maiz, unas hojas de berro, lombarda, cuatro aceitunas, una cucharada de aceite y sal).

- Arroz integral con espinacas y alcachofas: Prepáralo dejando el arroz en remojo el arroz durante una hora, siempre en agua caliente. A continuación, prepara el caldo de verduras sin sal y cocina en él la alcachofa, medio diente de ajo, pimiento verde y una hoja de laurel. Agrega el arroz y las espinacas. Reduce el fuego y mantén la cocción hasta que el arroz esté tierno, seco y suelto.

Merienda

Puedes elegir entre:
- Un plato de postre de papaya o macedonia de frutas, con papaya, sandía y mango. Trocéalo todo y añade zumo de naranja.

Cena

- Una taza de caldo depurativo de verduras (preparado con cebolla, apio, sin sal y con zumo de limón). Puedes tomarlo durante todo el día en lugar de agua.

- Una de las siguientes dos opciones:
Una patata asada. Corta por la mitad una patata grande con piel, espolvorea con ajo, sal y aceite. Asa en el horno y espolvorea con perejil.
Chipirones encebollados. Doora cebolla en aceite de oliva, añade los chipirones limpios y sazonados. Rehoga hasta que estén tiernos.

- Un plato de papaya.