Hago dieta y no adelgazo, ¿por qué?

Lidia Nieto

Hago dieta y no adelgazo, ¿por qué?

Eres toda una experta en el mundo de las dietas y es que te las sabes todas: la dieta de Jessica Alba, la que hace Jennifer Aniston, la de Jessica Parker. Y lo mejor, o peor, las has probado todas, pero ninguna te ha dado resultado. Estás ya desesperada, porque no consigues despojarte de esos kilos que te hacen sentirte mal e insegura. Para perder peso de forma natural y sin que después se produzca el tan temido efecto rebote, no hay milagros ni dietas mágicas, solo hay que poner un poco de esfuerzo, y quizás ese sea el ingrediente que a ti te ha faltado hasta la fecha. Repasamos contigo las cosas buenas y no tan buenas que pueden estar haciendo que tu dieta no obtenga los resultados esperados. 

¿Por qué no adelgazo?  

Repasando tus hábitos podrás encontrar las razones por las que cada vez que empiezas una dieta, esa no lleva consigo un descenso de los kilos esperando. De esta manera, el momento de "hacer" una visita a tu báscula pasará de ser una pesadilla a convertirse en el momento más ansiado de la semana y encontrarás respuesta a tu pregunta de por qué no adelgazo. 

1. Sé constante. Lo primero es detectar si haces esa dieta "a rajatabla". Es muy importante que los primeros días o semanas, hasta que te acostumbres a hacer dieta y lo incorpores como algo tuyo,  sigas lo que te pone en tu menú. De nada sirve estar a dieta de lunes a viernes si llega el fin de semana y lo dejas por completo. 

2. Elige el momento. ¿Cómo está tu vida en este instante? Hacer dieta requiere un esfuerzo mental, por eso debes empezar un régimen cuando sepas que lo vas a poder llevar a cabo, que te sientes fuerte mentalmente y, también de paso, mirar tu calendario y que no te coincida con muchos eventos fuera de casa. 

3. Respeta tus menús. Puede que algún día te despiertes con pocas ganas de desayunar y decidas saltarte esa comida. ¡Error! Es mejor que tomes algo a esa hora que no llegar a la comida con un hambre que en lugar de comer puedes llegar a devorar.

4. Haz ejercicio. Como hemos dicho más arriba, no existe ninguna dieta milagrosa. Perder peso tiene que ir de la mano de hacer ejercicio para que los resultados se empiecen a ver antes y, también, para tonificar tu cuerpo. Como sabemos que muchas veces es difícil encontrar tiempo por nuestras vidas tan ajetreadas, qué tal si te pones como propósito subir las escaleras de tu casa, bajarte una parada del autobús antes, hacer 10 abdominales antes de salir de casa... Son pequeñas cosas que pueden ir sumando. 

5. Bebe mucha agua. Mucha gente no sabe los beneficios que tiene beber dos litros de agua. No solo ayuda a depurar el cuerpo, sino también a eliminar tóxinas. 

6. Consulta con un especialista. Nosotros te podemos dar miles de consejos, pero al final será un especialista el que debe marcarte la pauta de lo que puedes o no comer para conseguir bajar de peso. Ellos son expertos y las personas que mejor entienden de alimentación. A día de hoy, puedes consultar a un endocrino o un nutricionista. Además le puedes pedir que te haga un chequeo a través de un análisis. 

7. Y, sobre todo, piensa que no existen las dietas milagros, y que la mejor dieta es hacer cinco comidas al día, comer mucha fruta, verdura y pescado, intentar evitar todo lo que lleve grasas saturadas y cocinar los alimentos a la plancha o al horno. Vamos, ponerle un poco de sentido común a nuestra alimentación.