No quiero celebrar Halloween: excusas para escabullirte de la fiesta

¿Se puede evitar Halloween?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hasta la noche más terrorífica del año es la excusa perfecta para disfrutar de una fiesta. Pero tú necesitas otro tipo de excusas porque la verdad es que no quieres celebrar Halloween. La verdad es que quieres escabullirte de la Noche de los Muertos y temes no conseguirlo ni con un viaje a la otra parte del mundo porque pocos son los lugares en los que este día (o esta noche) no se celebre a lo grande. ¿Cómo vas a escaquearte de las calabazas? Para empezar tenemos algunas excusas para rechazar una fiesta de Halloween.

Qué puedo hacer si no quiero celebrar Halloween

Antes de nada queremos advertirte que solo podrás escaquearte de Halloween, y con bastante dificultad, si no tienes hijos. El impacto de esta celebración es tan grande que los niños se quedarán muy desilusionados si no participas en la Noche de los Muertos. A día de hoy, Halloween tiene la misma importancia que la Navidad. ¿Dejarías a tus hijos sin Papá Noel? Ahora bien, si no tienes hijos se supone que tienes libertad para ir por libre y pasar completamente de Halloween porque...

+ Es una tradición americana, no es una celebración local. Esta es la excusa más utilizada y puede incluso que veas auténticos enfados en las redes sociales por dejar que una tradición americana se instale en nuestra cultura. No decimos que no puedas utilizar esta excusa, pero sí deberías saber que no es del todo cierta.

Halloween no es una tradición americana. En realidad tiene un origen celta y se lleva celebrando en la vieja Europa desde que el mundo es mundo. Incluso en pequeñas aldeas perdidas de montaña los más mayores se acordarán de acudir al cementerio y de vaciar las calabazas para meter una vela dentro.

+ Es una celebración comercial. Es la otra excusa recurrente para escaquearte de la Noche de los Muertos y no es que no sea cierta como la anterior, pero también tienes que pensarlo dos veces antes de utilizarla. Porque en realidad Halloween es tan comercial como tú quieras hacerlo.

Lo mismo pasa en San Valentín, en Navidad, en el Día de la Madre o el Día del Padre... ¿Todo se ha vuelto comercial? Pues la verdad es que sí, pero siempre te queda la imaginación para organizar una celebración alternativa, diferente y original sin gastarte ni un euro.

Excusas que pueden servirte para no ir a la fiesta de Halloween

Como ves algunas excusas te las pueden rebatir fácilmente, así que será mejor que busques algo diferente. ¿Sabes con qué no puedes fallar? Con el miedo. Y si de algo sabe el miedo es precisamente de Halloween.

+ No me gustan los disfraces de miedo. Si Carnaval no es tu fiesta favorita porque no te gusta disfrazarte, tal vez consigas escabullirte de Halloween por el mismo motivo. Te horrorizan esos disfraces de brujas, zombis, momias y con arañas por todas partes, ropas andrajosas y manchones de sangre.

+ Tengo miedo al terror. El miedo es libre y además es algo que hay que respetar. Si eres de las personas que no pueden ver una película de terror, lo normal es que en Halloween te encierres en casa con el móvil apagado y te tires en el sofá a disfrutar de una maratón de tu serie favorita. Y nadie te podrá decir absolutamente nada.

+ No me gusta rendir culto a la muerte. Aunque a la muerte se le lleva rindiendo culto desde que el mundo es mundo, puede que a ti te parezca demasiado escabroso eso de celebrarlo. Es lícito, porque cada persona lleva este tema tan delicado como puede más que como quiere. Y si tu no se tienes con ánimo para una fiesta de muertos, estás en tu derecho.

+ Tengo aracnofobia. No habrá persona que se atreva a intentar convencerte después de confesar algo así. Si tienes miedo a las arañas, nadie va a esperar que decores tu casa en Halloween o que salgas a celebrarlo a algún local. Es más, te aconsejarán que la mejor idea es que no salgas de casa.

¿Y a ti? ¿Se te ocurre alguna excusa más para escabullirte de celebrar Halloween? ¡Cuéntanoslas en los comentarios!