No dejes que el estrés te coma en esta Navidad

La Navidad está hecha para vivir momentos distendidos, felices y en compañía de aquellos que más queremos. Esta descripción, por si sola, invita a la tranquilidad y al relax, pero desafortunadamente, muchas veces conseguimos que lo que tienen que ser unos días para descansar y disfrutar se conviertan en una montaña de obstáculos, imbuida por un estrés dominante que no nos deja vivir las fiestas como toca.

Las que más sufren de ese estrés en estas épocas son normalmente las mujeres. En ese sentido parece que todavía hay diferencias entre hombres y mujeres, puesto que nosotras somos las que durante esos días nos encargamos de preparar las comidas, de la decoración de la casa, de los regalos de los niños, y en general de ir a la cabeza en lo que a cuestiones organizativas de las fiestas se refiere.

Mujer estresada en Navidad

Auto-terapia psicológica

Por ese motivo muchas veces nos encontramos absortas en una sensación de dominación de las circunstancias sobre nuestra persona que te restan placer a la hora de vivir el espíritu de la Navidad. Intenta hacer un poco de terapia psicológica para que la situación no te domine, piensa que todo lo que estás haciendo es por un fin bonito y que no merece la pena ahogarse.

Por otra parte, tienes que llevar a cabo algunas prácticas que te ayudarán a superar el estrés de la Navidad:

- Organiza tus días, y no solo en tu cabeza. Cómprate una agenda y escribe todo lo que tengas que hacer y cuando. Ten en cuenta que de este modo tu mente tendrá todas las tareas más organizadas y sabrá a la perfección si tus objetivos son factibles o no. Esta sensación de tenerlo todo bajo control desestresa bastante.

-Sé precavida y tenlo todo preparado con tiempo. Sobre todo la compra de regalos, ya que si esperamos a última hora puede que no encontremos lo que buscamos y se incremente el estrés al ver que nos quedan muy pocos días para buscar otra opción.

- Pide ayuda. No pienses que estás sola o que nadie lo va a hacer mejor que tú. Aprende a delegar en los demás, por ejemplo: tus hijos pueden poner la mesa el día de Navidad -aunque luego quieras darle tú el toque final de la decoración- y tu marido puede ir a comprar aquellas cosas que tu necesites para cocinar.

-Si puedes permitírtelo traslada a tu familia a un restaurante y celebra la Navidad desconectada del estrés que supone contentar a todos los invitados.

-No te estreses con la idea de que no va a gustar lo que has preparado, esa es una sensación de autoexigencia que no es real y solo servirá para crear peor ambiente en tu interior.

-Evita los temas escabrosos durante las comidas navideñas. A menudo, durante estas fechas, nos juntamos con parientes que no vemos tan frecuentemente durante el año. Sabemos que nos gusta sacar temas peligrosos como la política o el fútbol, antes los cuales, si hay partes enfrentadas, el vino, el cava y la emoción del momento pueden generar algún que otro momento tenso.

Belén Alarcón  •  martes, 19 de noviembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

DF Foros

Tengo flujo vaginal marrón, qué me pasa?

Escrito por iliana a las 10:45:00

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x