Agua oxigenada vs alcohol para curar heridas, ¿cuál es la mejor opción?

La forma más adecuada de limpiar y desinfectar un corte, herida o rozadura

L. D

Agua oxigenada o alcohol para curar heridas: ¿qué es mejor?

Parece que es un remedio de toda la vida, que lo hemos visto en casa y que lo haremos siempre: te haces una herida y automáticamente tu instinto te lleva a curarla con agua oxigenada o, para los más atrevidos, con alcohol. La verdadera pregunta que nos hacemos en este artículo es: ¿lo hemos estado haciendo bien hasta ahora? ¿Es bueno echarle cualquiera de las dos soluciones a una herida? ¿Agua oxigenada o alcohol? ¿Cuál es la mejor opción a la hora de desinfectar? En Diario Femenino nos hemos propuesto resolver todas estas dudas. ¡Atenta!

¿Agua oxigenada o alcohol?

Lo primero que hay que tener claro es el tipo de herida al que nos estamos enfrentando. Es decir, no es lo mismo un raspón que nos hemos podido hacer corriendo a una herida causada por una plancha o por un cuchillo de cocina. Todas tienen su especial importancia y todas deben ser curadas correctamente (¡todas pueden acabar infectándose!), pero mientras que unas pueden curarse en casa sin ningún tipo de problema, otras requieren ser atendidas por un profesional sanitario

Ahora bien, centrándonos en lo que nos atañe en este post: ¿Agua oxigenada o alcohol para curar una herida? ¿Qué es mejor?

Por una parte, el alcohol es uno de los antisépticos más utilizados y siempre se ha tenido la creencia de que ayuda a desinfectar cualquier tipo de herida y de que, además, usándolo se curan más rápido. 

Creemos que si echamos un buen chorro de alcohol sobre un corte, lesión o rozadura, inmediatamente quedará limpio de microbios y bacterias. Pero no es así. Además de escocer muchísimo, el alcohol no es una buena solución para aplicar en heridas abiertas. Lo único que lograremos si lo hacemos es irritar la zona, matar el tejido sano (así como las células que intentan curar la herida) y que esta no llegue a secarse del todo y adecuadamente. Además, utilizando alcohol, también se favorece la formación de coágulos y, con ello, lo único que se consigue es que las bacterias sobrevivan en la herida. 

Conclusión: esa creencia que tenemos de que el alcohol es maravilloso para curar heridas y que "si escuece es porque se está desinfectando como es debido" es totalmente falsa. 

¿Y qué sucede con el agua oxigenada? Pues exactamente lo mismo. Aunque la utilizada en los hospitales tiene una concentración diferente, la doméstica que podemos usar para curar una herida abierta en casa puede no llegar a matar las bacterias presentes y, además, terminar destruyendo nuestro propio tejido. Muchos estudios demuestran que no es un buen antiséptico. Cuando la echamos en nuestra herida y vemos cómo actúa (con sus famosas burbujas blancas) lo que está haciendo en realidad es atacar a las bacterias y a nuestras propias células. Nada más lejos de lo que queremos, ¿verdad?

Sin embargo, si nuestra herida se ha producido por abrasión, el agua oxigenada sí nos ayudará porque aporta oxígeno a nuestras células. Puedes aplicarla una vez aunque te escocerá y retrasará la cicatrización.

Por tanto y como has podido comprobar, ni uno es mejor que otro, ni ambos son recomendables para la curación de heridas. Sí, es cierto que son buenos desinfectantes, pero al no distinguir entre bacterias y células buenas ninguno de los dos se aconsejan en absoluto. 

Entonces, ¿cuál es la mejor forma de curar y desinfectar una herida? Te lo vamos a explicar en el siguiente punto. 

Ni alcohol ni agua oxigenada: esta es la manera más adecuada de curar heridas

Ahora que sabes que ni el alcohol ni el agua oxigenada son recomendadas para curar una herida ¿qué queda? ¿Cómo la tratas? Volvemos al punto de inicio: depende de la herida.

Cómo actuar ante una herida: pasos para limpiarla y desinfectarla correctamente

+ Si es pequeña o no muy abierta lo mejor es que utilices agua y jabón para lavarla o suero, si tienes.

+ Límpiala con ayuda de unas gasas golpeándola con pequeños toquecitos (o arrastrando del centro hacia fuera).

+ No reutilices una gasa usada, todo lo que hayas empleado para limpiar y desinfectar la herida puede contener restos de bacterias así que lo mejor es que lo deseches. 

+ Nunca realices este proceso con algodón.

+ Recuerda lavarte las manos antes de tratar la herida pues eso impedirá que arrastres más bacterias aún hacia ella.

Ayúdate de algunos antisépticos más aconsejables como son la povidona yodada (más conocida como Betadine) y la clorhexidina (conocida como Cristalmina).

+ Para que no te roce y te moleste puedes taparla con una gasa y un poco de esparadrapo por encima o con una tirita si la herida te lo permite.

+ Cuando estés en casa y no haya peligro, es mejor que la dejes al descubierto para que se cure más rápido.

Si, por el contrario, la herida es algo más profunda lo primero que debes hacer es detener la hemorragia. Debes valorar si es necesario acudir al médico porque puedas necesitar algún punto.

Ahora ya sabes cómo desinfectar una lesión correctamente. El alcohol y el agua oxigenada tienen otros muchos usos (blanquear los dientes, ablandar un tapón de cera del oído, aclarar el cabello...) pero jamás deben utilizarse para curar una herida. ¡No lo olvides y destierra mitos de una vez por todas!