Cuándo ir al doctor por un corte o herida: señales de alarma

¿Cuándo deberías acudir al médico por un corte?

L.D

Cuándo deberías ir al doctor por un corte

Pasa muchas veces haciendo algo cotidiano: de repente nos cortamos y en algunos casos sabemos reaccionar mejor, y en otros nos supera la situación. Hacernos una herida o un corte leve, en general, no supone importancia alguna. Sin embargo, debemos tener claro cuál ha sido la procedencia de la herida -no es lo mismo hacernos un corte con un cuchillo que con un alambre oxidado- y cómo evoluciona.

En la mayoría de los casos no es perjudicial para la salud y puede acabar curando sola, aunque existen otras situaciones en las que el corte empeora y debemos acudir al médico. ¿Cuáles son estas? ¿Cómo reconocerlas? Te contamos cuándo ir al doctor por un corte o herida

¿Cuándo ir al médico por un corte?

Acudir a urgencias por una herida o corte

Una de las cosas que puede complicar más una herida a la hora de curarla es la infección. Esta complicación puede tener como consecuencia que se extienda la herida, o peor aún, que nos provoque mucha fiebre si no la tratamos. Con una infección la herida suele estar bastante fea, oscura, hinchada y nos duele. 

+ Debemos acudir el médico si nos hemos clavado algo en la pierna. En muchos casos en los que no sabemos lo profundo que está el corte y dónde está tocando o taponando, se recomienda proteger la zona y acudir al médico para que ellos mismos valoren lo que ha sucedido.

+ Lo mismo pasa si estamos ante una herida que sangra de forma abundante. Intentaremos cortar la hemorragia y acudir al médico o, en los casos más graves en los que no nos sea posible, se recomienda llamar al 112 y que ellos nos indiquen cómo proceder en lo que viene una ambulancia. Tras un corte lo normal es que la herida sangre un poco pero, con reposo, forme coágulo. Por eso es importante estarse quieto e intentar detener el sangrado.

+ Si tenemos un corte, llevamos un tiempo razonable con la compresión para cortar la hemorragia y esta no se reduce lo más mínimo. Lo mismo ocurre si en este podemos ver músculo o, por supuesto, hueso.

+ Si el herido sufre de alguna patología, como diabetes, que pueda comprometer su salud o si no tiene la vacuna apropiada.

+ Si la persona afectada está en circunstancias especiales (ha bebido) o es un niño y el adulto valora que la herida es importante.

+ Si el corte se encuentra en una zona del cuerpo comprometida o delicada, por ejemplo, el estómago, el cuello, el abdomen, los ojos… 

+ Si, a pesar de tomar analgésicos, el dolor en el corte persiste o si vemos que ha pasado mucho tiempo y la herida no se cura o cicatriza con normalidad.

Si consideramos cerrado un corte o una herida pero, al poco tiempo, se nos vuelve a abrir.

Cómo actuar cuando te haces una herida

Consejos cuando te haces una herida

Junto a estas recomendaciones para saber cuándo acudir al médico con un corte debemos tener en cuenta estas otras que te vamos a dar para saber cómo actuar inmediatamente después de hacerte la herida.

Muchas veces el nerviosismo del momento puede hacer que actuemos de una manera incorrecta. Por eso se recomienda tener estos consejos en cuenta ya que nos ayudarán mucho cuando nos hagamos un corte o una herida.

1 En primer lugar, como hemos señalado anteriormente, si te has clavado un objeto no tires de él para sacarlo. No sabemos si está taponando la hemorragia y, por tanto, será mejor que en el hospital valoren cómo sacarlo. Cubre la zona con una gasa o venda alrededor de la herida (no hace falta que cubras el objeto, bastará con poner vendas alrededor de donde está clavado) y acude al médico.

2 Si estás presionando una herida con una gasa para detener un sangrado, no quites la gasa cada dos minutos para ver cómo va la herida. En la mayoría de los casos, la gasa y la herida crean una capa que detiene la hemorragia. Si la levantamos, la estaremos abriendo de nuevo.

3 Al contrario de lo que has visto en las películas no hagas torniquetes, pueden provocar una fatídica necrosis del miembro.