¿Son graves las verrugas vaginales?

Las verrugas genitales son síntoma del Virus de Papiloma Humano (VPH)

Laura D
Laura D Periodista

Las verrugas vaginales no son graves

Seguro que has oído hablar de las verrugas vaginales. Aparecen en la zona de los genitales y son una manifestación de que hemos contraído un tipo de Virus de Papiloma Humano (VPH). Al verlas nos preocupa mucho si son graves o peligrosas. Lo cierto es que son bastante molestas pero no son graves. Eso sí, hay que tratarlas cuanto antes.

Cuando aparecen verrugas en los genitales

Las verrugas vaginales son bastante comunes. De hecho al año pueden aparecer alrededor de 350.000 casos nuevos y se estima que aproximadamente el 80% de las personas activas sexualmente ha estado alguna vez en contacto con el virus.

Se transmiten con el contacto directo con la piel íntima (vía vaginal, anal u oral) y es un virus que puede pasarse sin siquiera enterarnos, pues hay personas que lo sufren y no llegan a tener nunca verrugas como manifestación de este, si bien es cierto que siempre hay más riesgo de contagio si tienes verrugas que si no han aparecido nunca. Si las sufrimos, las verrugas aparecerán en la vulva, la vagina, el cuello del útero, el recto, el ano o el pene.

En otras ocasiones su aparición puede demorarse semanas, meses o incluso años desde esa relación que nos contagió el virus. Por esta misma razón es complicado saber cuándo y con quién se contrajo la infección por el Virus del Papiloma Humano (VPH). 

Se piensa que hay razones que pueden favorecer el contagio. Por ejemplo, el uso de ropa interior ajena, un sistema inmunológico bajo, no estar circuncidado o el excesivo consumo de tabaco y alcohol.

Las verrugas vaginales son uno de los síntomas del virus de Papiloma Humano

¿Qué síntomas sufres con verrugas genitales?

No suelen tener más síntomas que el puro hecho de localizarnos verrugas en las zonas íntimas, en el caso de las mujeres en la vulva, la vagina y alrededor de ano. En algunas ocasiones pueden generarnos malestar o llegar a dolernos, escocernos, quemarnos o incluso sangrarnos.

Como hemos mencionado antes, no es necesario que salgan al tener la relación sexual sino que pueden tardar en aparecer un tiempo.

Tengo verrugas vaginales, ¿son graves?

Aunque se trate de la manifestación del Virus del Papiloma Humano (VPH) y este sea una Infección de Transmisión Sexual (asusta mucho esa palabra, ¿verdad?) no son peligrosas, siempre y cuando se traten para eliminarlas porque sí son contagiosas y molestas.

Existen diferentes tratamientos para las verrugas genitales

¿Cómo puedo contagiarme?

Es realmente difícil (por no decir improbable) que contraigas este virus en piscinas o baños públicos, como puede pasar con alguna infección íntima. El factor de riesgo más importante a la hora de poderte contagiar es mantener relaciones sin protección y sin conocer realmente si tu pareja en la cama está libre de Enfermedades de Transmisión Sexual. Solo con usar el preservativo cuando vayamos a mantener relaciones con alguien a que no se ha hecho las pruebas reducimos en un 85% el riesgo de contagio. Otra forma de poder reducir ese riesgo es ponerse la vacuna del Virus del Papiloma Humano.

El tratamiento para las verrugas en la vagina

Hay variedad en la aplicación de tratamientos para las verrugas, dependiendo de dónde se localice o la extensión. Existen cremas y métodos químico para hacer desaparecer las verrugas o detener su crecimiento. También se puede utilizar el láser, la congelación, la cirugía o la corriente eléctrica para quemarlas. Hay que tener en cuenta que, aunque se pueden tratar con éxito, es importante acudir al médico cuanto antes pues cuanto menos área afectada tengamos, menos cantidad de virus exista y, por tanto, existirá menor probabilidad de contagio.

Eso sí, cabe aclarar que bajo ningún concepto las verrugas genitales se tratarán de la misma forma que otras verrugas que nos pueden aparecer en el cuello, espalda o manos.