Cuidado con el pH de los productos de higiene para la vulva y vagina

Napoleón Fernandez

El pH es la medida utilizada para determinar el grado de acidez o alcalinidad de una sustancia, se expresa en una escala que va del 1 al 14: y se clasifica en: pH ácido de 1 a 6.9; pH neutro de 7; y pH alcalino de 7.1 al 14. El pH normal de la vulva es de 4.5 a 5.9, es variable en cada etapa de la vida y depende de la humedad de la piel, cuanto más humedad, más se eleva es el pH y estos cambios generan alteraciones en la piel.

Cuida el pH en los productos de higiene

Al existir una variación del pH, la piel acciona un mecanismo de regulación para restablecerlo, es decir, se realiza un equilibrio entre el ácido láctico y el CO2 que se excreta junto con el sudor para impedir la proliferación de microorganismos, previniendo así infecciones.

Irritación e infección en la vagina y vulva


La piel de la vulva es un epitelio estratificado, contiene folículos pilosos y glándulas productoras de grasa y sudor, mantiene una humedad en el cuerpo y es sensible a cambios metabólicos, hormonales y externos. Cuando hay una alteración en el pH la piel puede manifestar reacciones que se manifiestan como prurito, irritación, laceraciones e inflamación.

El pH vulvo-vaginal es distinto en cada etapa de la vida debido a los cambios hormonales. La variabilidad de la acidez favorece la aparición o persistencia de infecciones, por lo que en este pequeño equilibrio entra en juego el ácido láctico, el sudor y el sebo.