10 excusas para no quedar con alguien: coartadas que nunca fallan

Con estas explicaciones, no tendrás que acudir a la cita

Laura García
Laura García Periodista

Reconozcámoslo: a veces nos da pereza ver a cierta gente. Incluso aunque cuando te juntes con ellos te lo pases genial, en ocasiones buscamos cualquier excusa para no hacerlo. Y no es nada malo, ¡a todos nos ha pasado! Podemos pasar la tarde o la noche más divertida con alguien, nuestros antecedentes pueden ser legendarios, pero puede llegar el día en el que te dé mucha pereza quedar con esa misma persona. Y el problema no es ese, el problema es cómo se lo decimos para que no se moleste. Igual que tú tienes derecho a que no te apetezca quedar, esa persona lo tiene de molestarse. 

Nuestra primera y más importante recomendación es que seas sincera. No se trata de que le digas algo así como "no me apetece quedar contigo" porque puede resultar un poco brusco. Lo que sí que puedes hacer es reconocer lo que te pasa: que estás cansada y te apetece pasar una tarde o noche para ti, prefiriendo dejar la quedada para otro día. La verdad es que, como te decíamos, a todos nos ha pasado y es bastante comprensible que alguien se sienta así. 

Sin embargo, hay otras veces en las que esa sinceridad no vale. Pongamos un ejemplo: tu grupo de amigas lleva tres meses sin verse y habéis cerrado una quedada desde hace unas cuantas semanas. ¡Sería para matarte si no vas! Pero nada, a ti no te apetece. Así que para esos casos en los que quieres seguir conservando a tu grupo de amigas o a un amigo en particular, existen una serie de excusas para no quedar con alguien que puedes usar. ¿Quieres saber qué coartadas nunca fallan para ello? ¡Vamos a verlo! 

¿Cuáles son las mejores excusas para no quedar con alguien? 

1 Acógete al trabajo

Sí, todos nos hemos quejado alguna vez de nuestro trabajo pero no imaginábamos que en un momento determinado podríamos usarlo como excusa.  Puede parecer que no pero, en algunas ocasiones, el trabajo puede salvarnos de quedar con alguien con quien no nos apetece quedar. A cualquiera que se lo digas te va a compadecer y no te va a poner pegas. "Mira, es que tengo muchísimo curro y seguramente me toque trabajar hasta tarde", es la típica excusa a la que nadie te replicará pues se entiende que el deber es algo que va antes que el ocio (al menos en esta ocasión, que te interesa).

2 La regla

Puede parecer la típica excusa pero todas las mujeres hemos sufrido algún episodio de regla que nos ha dejado más que tumbadas en el sofá. Por eso, si alguien nos dice "me ha bajado la regla, estoy destrozada. Me apetece tirarme en el sofá y no hablar con nadie” podremos entenderlo a la perfección y no decir nada, ni intentar convencer a dicha persona. La excusa perfecta para no acudir a una cita. 

3 Un cumpleaños

Por todos es sabido que los cumpleaños son fechas de fácil olvido. Por eso, recordar que tienes un cumpleaños de última hora será lo más normal del mundo. Eso sí, nadie tiene por qué saber si es un cumple de un amigo, de un conocido, de tu abuela, de un conocido de tu abuela… El límite está donde tú quieras establecerlo y en lo mucho o poco que te conozca la persona a la que le estás poniendo la excusa, claro.

4 Ya había quedado y no me acordaba

Como hemos dicho antes, existen una serie de excusas que no puedes utilizar muy a menudo o, de lo contrario, ¡se te acabará notando! Puede ocurrir que, tras haber quedado con alguien y darte cuenta de que no te apetece nada ir, te "des cuenta" de que habías quedado antes con otra persona y tengas que cancelarlo. Al final, nadie sabrá si de verdad has quedado con otra persona o te has quedado en tu casa tranquilamente. Y lo mejor, si el caso primero es real (o al final quedas con otra persona con la que te apetece más, ¡no pasará nada! Si te ven con ella, no será una pillada). En el segundo caso, nadie sabrá tampoco si, al final, te han dejado tirada y te has tenido que quedar en casa.

5 Las amigas y las emergencias

Por todos es entendido que una amiga cercana puede tener una emergencia y necesitar tu ayuda. ¿El motivo? Puede ser cualquiera, desde que le acaba de dejar el novio hasta que le ha dejado tirada el coche. La excusa es perfecta para no quedar con alguien: "nosotros podemos quedar otro día pero esta persona necesita mi apoyo urgente". ¿Quién va a negar esa decisión?

6 Las oportunidades de oro

Hay veces que la vida te da oportunidades que no puedes rechazar. Nos referimos a esos momentos únicos que se te presentan por casualidad, por ejemplo, la oportunidad de adoptar un gatito o la oportunidad de ver el piso de tus sueños para alquilar. Como estos ejemplos seguro que tienes miles así que, ¿por qué no pensar en algo así y decírselo a la persona con la que has quedado?

7 La familia, lo primero

Sería feo que alguien se pusiera por delante de tu familia, ¿a que sí? Por ese mismo motivo, tu familia (padres, abuelos, sobrinos, hijos…) va a estar siempre por delante y va a ser, en más de una ocasión, la excusa perfecta. "Lo siento, es que tengo que pasar esta tarde con mi familia, sino me matan" es la excusa más usada y comprensible a la vez que te hayas podido imaginar.

8 La formación

Sabemos que esta excusa no te servirá si tu cita es por la noche pero será buena tanto si es a la hora de comer como si es por la tarde. La historia es que cada vez más se lleva la formación online (aunque también te valdrá si es presencial) así que utilizar como excusa que empiezas un curso de X horas es una de las buenas. Y esta sí que la podrás repetir las veces que quieras. ¡Nadie sabe cuántas horas tiene el curso! Eso sí, preocúpate de pensar de qué estás haciendo el curso y procura que sea algo sobre lo que tengas ciertas nociones…

9 La excusa de la siesta que se te ha ido de las manos

A ver, a todos se nos ha ido alguna siesta de las manos y siempre puedes jugarla a última hora (hombre, ten en cuenta el tiempo que tarda la persona en salir de casa, por no jugársela demasiado) y decir que te has quedado dormida y te acabas de despertar. Atención, porque esto implica un nivel de pasotismo de no coger el teléfono ni responder WhatsApps que no todo el mundo es capaz de soportar.

10 La enfermedad

Llegados a este punto puedes recurrir a la enfermedad como excusa vital para librarte de esta quedada. Y no hay enfermedad que no deje más encerrados en casa y, a la vez, de la que se hable menos que la diarrea. Sí, es un poco explícito pero pregúntate cuántas ganas tienes de no quedar con esa persona y tendrás la respuesta a si te merece o no la pena poner esta excusa

Puedes leer más artículos similares a 10 excusas para no quedar con alguien: coartadas que nunca fallan, en la categoría de Amistad en Diario Femenino.