Carta de amor a un nieto: palabras de afecto de parte de su abuela

Precioso texto lleno de cariño para tu nieto querido

Laura García
Laura García Periodista

Los nietos son esos miembros de la familia que nos recuerdan que todavía nos quedan muchas cosas por vivir y muchos sentimientos que experimentar. Lo que nos hacen sentir es incomparable a cualquier otra cosa que hayamos vivido y cuando dicen la palabra mágica en alto ("abuelita/o") ¡nos derretimos al instante! Por eso, es importante dejarles un recuerdo cariñoso de todo eso que nos han hecho recordar y experimentar. ¿Por qué no escribir una carta de amor a un nieto? Un recuerdo imborrable con unas palabras de afecto y amor de su querida abuela. A continuación tienes un texto divino que puede servirte de inspiración.

Carta a mi nieto querido: la luz de mis ojos

Querido nieto,

Pensaba que la vida me había hecho el mejor regalo al tener hijos pero lo que no sabía es que me tenía preparada otra sorpresa muy especial: la de tener nietos. La de tenerte a ti. Parecía mentira que pudiera ser más feliz, porque con mi edad crees que has vivido de todo o casi de todo. Sin embargo, ver la cara de tu madre o la de mi hija/o cuando te sostuve por primera vez en brazos… ¡Eso es impagable!

Con tu carita y tu actitud me enseñaste desde el primer momento lo que es la inocencia y la fragilidad. El sentimiento de un amor diferente al de tener una pareja o un hijo: un vínculo puro, distinto, incomparable. Una bendición, un angelito que vino al mundo cuando más lo necesitábamos, cuando necesitaba que alguien me recordara lo que era amar sin medidas y no dormir por las preocupaciones de lo que te podía pasar.

Llegaste como un soplo de aire fresco, me encanta abrazarte, mirar cómo juegas o cómo duermes, cogerte entre mis brazos y enseñarte las cosas que hace la abuelita. Tengo sentimientos encontrados porque, por una parte, pienso que eres pequeño y frágil y, por otra, no dejas de demostrarme que eres fuerte, valiente y aventurero. Eres un nuevo motor en mi vida. Cuando sé que vas a venir a verme estoy emocionada toda la mañana. Cuando he tenido un mal día y vienes llamándome con esa vocecita es como un chute de oxígeno y energía que no se puede comparar.

Eres el reflejo de lo bien que lo hicieron/hicimos con tus padres, el ejemplo de lo mucho que se puede disfrutar de la vida y la razón por la que queremos que el tiempo pase y se detenga a la vez. Queremos verte crecer pero también que te quedes con esa ricura mucho tiempo. Queremos que los años pasen para ver cómo los vives pero, a la vez, que todo se quede como está.

Querido nietecito, lo mucho que te quiero… ¡eso no se puede comparar con nada! Llegaste a un mundo que se estaba volviendo un poco loco. No todo es bueno, no te voy a mentir, pero ojalá sepas sacar todo lo bueno de las personas, que tengas la costumbre de pensar en lo positivo de las situaciones, de aprender lecciones de todo lo que te suceda y, por supuesto, de elegir siempre la opción de ser feliz. Ojalá el día de mañana cuando crezcas (aún más) sepas dar todo el cariño que estás recibiendo a tu alrededor. Sepas comportarte bien con las personas, ser respetuoso, ponerte en el lugar de los demás, tener fuertes valores… Eso es lo que pido para ti. Que sepas ser buena persona.

Mientras tanto yo, como tu abuelita, prometo cuidarte, abrazarte, consolarte, quererte, ilusionarte y bajarte las estrellas si hace falta para que nunca pierdas esa sonrisa.

Te quiere, tu abuelita

Puedes leer más artículos similares a Carta de amor a un nieto: palabras de afecto de parte de su abuela, en la categoría de Cartas de amor en Diario Femenino.