Carta de amor a una abuela: reforzando los vínculos familiares

Dile te quiero a tu abuela con una bonita carta

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Dile te quiero con esta carta de amor a una abuela

En nuestra sección de cartas de amor le hemos enviado cartas a nuestro padre, a nuestra madre, a nuestra hermana y hasta algún que otro amigo. Así que no podíamos olvidarnos de esa figura familiar fundamental, el pilar que sostiene la familia, que no es otra que la abuela. Por ese motivo, pero por muchos más, ¿por qué no escribes una carta de amor a tu abuela

Es posible que la abuela haya pasado en algunas ocasiones a un segundo plano, que se siente apartada, poco útil y que ha pasado de ser la protagonista fundadora a ejercer un papel tan secundario que casi desaparece. Pero, no vamos a permitir que la persona que ha apoyado más que nadie nuestra educación, se quede sin saber cuánto la queremos.

Queremos agradecerle a la abuela que haya cuidado de nosotras, que haya organizado tantas reuniones de tíos, primos y demás familia, que nos haya descubierto a través de viejas fotos los secretos familiares y, sobre todo, queremos agradecerle tanto amor. Por eso hemos escrito esta carta de amor a la abuela.

Ejemplo de carta de amor a una abuela

Escribe una bonita carta de amor a tu abuela

Querida abuela:

Te escribo esta carta, que en realidad es un mensaje de amor, porque no voy a permitir que desaparezcas de mi vida. Cierto es que ya soy una adulta responsable y formada, cierto que ya no necesito niñera cuando mamá va a trabajar, ni que me des de merendar ni que supervises mis deberes. Pero te sigo necesitando y queriendo como cuando era niña.

Hace años que ya no pasamos tiempo juntas como antes y echo de menos las tardes de sofá a tu lado, las tazas de té y las charlas mientras tricotas mi jersey. También echo de menos tus historias de familia, pasando viejas fotografías de personas a las que yo ni siquiera conocía, pero que en el fondo, formaban parta de mi vida.

Porque tu representas mi auténtica esencia, porque sin ti, abuela, me siento perdida y no acabo de encontrar la verdadera unión de esta familia. No quiero que te apartes de nosotros, no quiero que te alejes, porque me resultas fundamental para vincularme con los demás, porque sigo necesitando ir de tu mano para caminar más segura.

Y quiero que sigas tan cerca de mi como cuando me contabas cuentos si mamá estaba cansada, como cuando me evitabas alguna riña defendiéndome de mis padres o como cuando me enseñabas a ser feliz y disfrutar de la vida a pesar de los problemas. Quiero seguir aprendiendo de ti.

Te quiero, abuela.