Poemas para abuelos cortos, sencillos y emotivos: versos para tus yayos

9 preciosas poesías que niños y adultos pueden dedicar a sus abuelos

Sandra Llorente

Los abuelos son uno de los regalos de la vida más preciados. Con ellos aprendemos a convivir, a amar, a respetar, a ser honestos y a agradecer. Con los abuelos y las abuelas pasamos momentos únicos de risas y ternura, con ellos nos sentimos especiales y con los abuelos aprendemos a vivir la vida un poco más despacio. Por eso, si quieres sorprender a estas personas tan especiales en tu vida no puede faltar un regalo aún más especial, un poema dedicado a los abuelos. En Diario Femenino te ofrecemos 9 poemas para abuelos cortos, sencillos y muy emotivos. ¡Escoge uno o varios de estos versos para tus yayos y demuéstrales todo lo que les quieres!

Preciosos poemas para dedicar a los abuelos

Un poema de amor, pero de amor por los abuelos, es un regalo íntimo y especial. Ya sean abuelos recién estrenado o abuelos ya con experiencia, ofrecerles este bonito regalo les llenará de felicidad. Puedes escribir el poema en una carta o en una tarjeta, mandarlo por WhatsApp, grabarlo y enviárselo o recitarlo en su presencia. Los poemas que hemos elegido muestran el afecto y el vínculo inseparable de los abuelos y los nietos. Con cariño, dedicados a todos los abuelos y abuelas del mundo. ¡Os queremos!

1 Mensaje - Manuel de Palacio

No hay nada como ir a hablar con los abuelos y contarles todo lo que nos ha pasado y hemos aprendido. ¿Lo recuerdas? Este poema de Manuel de Palacio hace un homenaje a estos momentos inolvidables entre abuelos y nietos.

¿Sabes, niña gentil, lo que murmura
El cefirillo que las hojas mueve,
Cuando á besar en tu jardín se atreve
De la violeta la corola pura?
¿Sabes lo que del campo en la espesura
Persigue el ruiseñor con vuelo leve,
Y lo que anuncia con su canto breve
El rey alado de la noche oscura?
Pues lo mismo las brisas que las aves
Himnos modulan en que Dios revela
Su alto poder y sus designios graves;
Sueño que el alma descifrar anhela,
¿Lo sabes, niña, dí? Pues si lo sabes,
Puedes ir á contárselo á tu abuela.

2 Todo lo que los abuelos nos ofrecen - Anónimo

¡Los abuelos nos dan tanto! Nos ofrecen un amor desinteresado, lleno de ternura y alegría. Ellos saben cómo disfrutar cada momento con sus nietos, porque han vivido mucho y tienen mucha experiencia. Como dice este poema, los abuelos regalan vida.

Abuelos que miman
que regalan tiempo y regalan vida.
¡Abuelas, Abuelos!
Sus nietos felices, esperan ansiosos
abrazos mimosos,
caricias de ensueño, regalos curiosos
y cuentos sabrosos.
Abuelos maestros, abuelos viajeros.
¡Abuelas, Abuelos!
Que escriben historias y que cuentan cuentos.
Los dulces momentos,
con fuertes aplausos, les agradecemos.
Y el año que viene
con brazos abiertos los esperaremos
¡Abuelas, Abuelos!

3 Hay que cuidarla mucho, hermana, mucho - Evaristo Carriego

El tiempo pasa y los recuerdos siguen vivos, gracias a los momentos maravillosos que pasamos con nuestros abuelos. Así lo refleja este poema, en el que habla de esos momentos tiernos en los que la familia se une y la abuela o el abuelo se convierten en el alma y el corazón del hogar.

Mañana cumpliremos
quince años de vida en esta casa.
¡Qué horror, hermana, cómo envejecemos,
y cómo pasa el tiempo, cómo pasa!
Llegamos niños y ya somos hombres,
hemos visto pasar muchos inviernos
y tenemos tristezas. Nuestros nombres
no dicen ya diminutivos tiernos,
ingenuos, maternales; ya no hay esa
infantil alegría
de cuando éramos todos a la mesa:
« ¡Qué abuela cuente, que abuelita cuente
un cuento antes de dormir; que diga
la historia del rey indio...»
Gravemente
la voz querida comenzaba...

4 Poema que los niños pueden dedicar a sus yayos - Anónimo

Cuando los más pequeños desean hacer algo especial para sus abuelos, puede ser una buena idea enseñarles un bonito poema para que se lo dediquen a sus adorados yayos. Este es sencillo de aprender y, a la vez, muy conmovedor.

Abuelo querido
Ternura y humor.
Tus besos, tus mimos
Te quiero pedir.
Paseos y cuentos
Historias sin fin
Abuelo querido
Me gustan a mí.
No hay nada más lindo
Que cuentes de ti
Tu vida, tus sueños
Para compartir.
Abuelo en tu día
Te quiero pedir
que junto a mi lado
Me enseñes a vivir.

5 Las manos del abuelo -  Gervasio Melgar

Los abuelos y los nietos son dos generaciones que nos muestran el ciclo de la vida, el comienzo y el fin de la existencia. Quizá, por eso, forman un vínculo tan fuerte y especial.

¡Qué hermosas son tus manos, abuelito!
¡Qué hermosas son tus manos con arrugas!
Son manos que me cuentan una historia
de sudores y penas y dulzuras.
Han trabajado mucho y han sufrido.
Saben de la alegría y de la angustia.
Supieron dar el pan, plantar el árbol,
cultivar el rosal, dar la ternura.
Algún día lejano -dulce día-
tendré abuelo, las manos con arrugas.
Y la gente dirá: ¡Qué hermosas manos!
¡Cómo saben de glorias y de luchas!
Y un nietecito mío, puro, alegre,
de alma empolvada con blancor de luna,
abuelo, me dirá -también mis manos
serán alguna vez, como las tuyas-.

6 El abuelo (jugando) - Ramón de Almagro

No hay nada más entrañable que un abuelo y un nieto jugando. Como muestra esta poesía para abuelos, los nietos son la alegría de los abuelos, y los abuelos los mejores compañeros de juego de los nietos.

El niño mira al abuelo
Y lo invita a su jugar,
Dolorido está el abuelo,
Pero acepta, sin chistar.
Cuando pasan los minutos,
El viejo siente al jugar,
Que ya no le duele tanto,
Lo que lo hacía penar.
Y entonces
Entonces son carcajadas
Las que se escuchan de a par,
De ese nieto y de ese abuelo,
Que disfrutan por igual.

Poemas para abuelos fallecidos

Pudimos disfrutarlos cuando estaban vivos y pertenecieron a nuestras vidas. Ahora, solo nos queda recordarlos con amor, cariño y ternura. Por eso, es importante poder homenajear a los abuelos que están fallecidos y siguen en nuestro corazón. Estos poemas se los dedicamos a ellos. 

7 Recuérdame - David Harkins

La reina a Isabel ll de Inglaterra leyó este poema en el funeral de la Reina Madre en 2002. En realidad, era un poema que había circulado por las redes sociales sin que se conociera su autoría. Tras popularizarse tanto hasta llegar a la realeza inglesa, David Harkins, un poeta amateur de un condado inglés, reclamó su autoría. Es un poema precioso para abuelos fallecidos, lleno de sentimiento.

Puedes llorar porque se ha ido, o puedes
sonreír porque ha vivido.
Puedes cerrar los ojos
y rezar para que vuelva o puedes abrirlos y ver todo lo que ha
dejado;
tu corazón puede estar vacío
porque no lo puedes ver,
o puede estar lleno del amor
que compartisteis.
Puedes llorar, cerrar tu mente, sentir el
vacío y dar la espalda,
o puedes hacer lo que a ella le gustaría:
sonreír, abrir los ojos, amar y seguir.

8 El mejor truco del abuelo - L. Dwight Holden

La sensación de vacío que deja un abuelo fallecido es difícil de superar. Hay que acostumbrarse a no volver a verlo, mientras se le sigue queriendo desde el corazón.

El abuelo ha muerto. Ni siquiera sé lo
que esto quiere decir. Lo único que sé
es que se fue y no lo encuentro.
Cuando vamos a casa de los abuelos,
todo está en silencio. Entro en su
cuarto y espero encontrarlo en su
sillón favorito, viendo televisión y
pelando nueces y sonriendo y
levantándose para abrazarme.
Pero no está.

9 Te llevo conmigo - Acción poética

A veces, poema corto para abuelos como este puede describir a la perfección lo que sentimos ante la pérdida de nuestros yayos.

Te llevo siempre conmigo;
no muy cerca,
pero sí muy dentro...
 
¿Cuál de estos poemas le vas a dedicar a tus abuelos? ¿Conoces alguna otra poesía especial para ellos? Si te apetece, puedes escribirla en los comentarios. ¡Te leemos!

Puedes leer más artículos similares a Poemas para abuelos cortos, sencillos y emotivos: versos para tus yayos, en la categoría de Poemas de amor en Diario Femenino.