Carta para alguien que te hizo daño: palabras para cerrar heridas

Ejemplo de carta para decir todo lo que piensas de la amarga experiencia

Laura García
Laura García Periodista

A lo largo de la vida, las historias pueden tener muchos finales y no siempre son felices. Hay historias que nos hacen sentir mil cosas, que nos descubren sentimientos que no sabíamos que teníamos escondidos, que nos hacen tremendamente felices…. Y, en el lado opuesto, están las historias que siempre recordaremos por no hacérnoslo pasar bien. Ya sabes lo que dicen, para que haya luz tiene que haber oscuridad y eso es aplicable a muchas cosas en la vida. 

Hay historias que, además de tormentosas y largas, son amargas y se recuerdan de forma agria. Cuesta salir adelante y ver la luz al final del túnel pero cuando finalmente lo conseguimos, miramos atrás y vemos que somos personas nuevas. Las malas historias y las personas que nos hacen daño nos hacen crecer y a base de cicatrices vamos aprendiendo de la propia vida, vamos teniendo claro lo que queremos y lo que no y, sobre todo, aprendemos a valorarnos, querernos y cuidarnos más a nosotros mismos. 

Muchas veces, para cerrar esas heridas y esas historias es bueno escribirlas, dejarlas reflejadas en un papel y decirle adiós a todos esos sentimientos negativos que esa persona te hizo sentir. ¿Quieres hacerlo? Aquí te proponemos una carta para alguien que te hizo daño con algunas ideas que puedes reflejar en la tuya. Es hora de escribir tu propia carta a esa persona que te hizo pasarlo mal y cerrar esa etapa para siempre. 

Ejemplo de carta perfecta para una persona que te ha hecho daño

[email protected] (su nombre), 

Podría empezar de muchas formas esta carta, echarte en cara tantísimos gestos y actos… Pero no quiero empezarla así. Voy a darle la vuelta a toda esta historia y solo darte las gracias. No puedo empezar de otra forma este escrito. Te estoy infinitamente agradecida a pesar de que me ha costado bastante darme cuenta de esto. Ha hecho falta tiempo y muchas reflexiones, días sin dormir, llantos y vueltas a la cabeza para sacar una conclusión clara y por fin la tengo. Nadie me dijo que nuestra historia había que leerla del final al principio y no al revés. Por eso, por mucho que le daba vueltas, no entendí nada hasta que todo esto no acabó de verdad. 

Nuestra historia pintaba bien, todo parecía que iba a ir redondo y, sin embargo, fue todo lo contrario. Si me hubiesen dicho que ibas a hacerme tanto daño… Me hubiese pensado dos veces meterme en algo así. Pero de todo se aprende y hasta las heridas más profundas acaban quedando en cicatrices y, sobre todo, en aprendizajes. 

Contigo… Bueno, mejor dicho GRACIAS A TI aprendí a quererme porque, si no lo hacía yo, ¿quién me garantizaba que lo iba a hacer alguien? Gracias a ti aprendí a cuidarme porque si no me quería cuidar yo misma, ¿por qué iba a hacerlo otra persona? Gracias a ti interioricé que la empatía, a la hora de hablar de sentimientos y con personas, es el valor fundamental que quiero tener en mi vida. 

Si hay algo que tengo claro es eso. Y, al final de todo, al final de las noches oscuras y de preguntarme qué había hecho mal me di cuenta de que me estaba haciendo las preguntas incorrectas. No hace falta hacer algo mal o bien para que te aprecien, te quieran, te traten con cariño o intenten no hacerte daño. No hace falta hacer algo bien o mal para que la gente te decepcione o no. Muchas veces (en la mayoría de los casos) no depende de ti pero sí está en ti cómo tomártelo, saber aprender de ello, saber jugar con las cartas que te ha dado el destino.

Gracias al daño que me hiciste he aprendido a ser mucho más fuerte. Ahora, después de tanto tiempo, tengo muy claro qué es lo que quiero y qué es lo que no, qué es lo que necesito en mi vida y qué es aquello que me perjudica. Por todo esto, gracias de verdad por hacerme abrir los ojos ante la vida que se me presenta

No espero tu respuesta, pues a estas alturas ya no me hace falta. 

Gracias. 

Puedes leer más artículos similares a Carta para alguien que te hizo daño: palabras para cerrar heridas, en la categoría de Cartas de amor en Diario Femenino.