Cómo superar una infidelidad emocional (sin sufrir más de la cuenta)

La infidelidad emocional duele tanto como la infidelidad física

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Navegamos en las procelosas aguas de la infidelidad en pareja. En ese mar de engaños, medias verdades y mentiras en el que puedes acabar ahogándote de dolor. Y lo que nos estamos preguntando es cómo superar una infidelidad emocional, ese engaño que por no haber relaciones sexuales de por medio parece que no se considera alta traición. Y sí que lo es. ¿Se puede superar una infidelidad?

¿Qué es la infidelidad emocional? 

Algunos se resisten a considerarlo infidelidad. No ha habido sexo, así que no has sido infiel. Pero nada de eso. Porque en una infidelidad emocional lo que se rompe es lo mismo que en una infidelidad física, que es la confianza en pareja. El engaño no solo incluye las mentiras, también las medias verdades y la omisión de información.

Seamos claros. Cada miembro de la pareja puede y debe tener amistades propias, es algo muy saludable para mantener la independencia en pareja. Pero una amistad es una amistad y un persona especial con la que conectas de una forma casi mística no es una amistad. Es una infidelidad.

Es infidelidad emocional cuando tu pareja te dice que se queda a tomar algo con los compañeros de trabajo. Y no te ha mentido, porque es cierto que se ha quedado con alguien del trabajo, concretamente con esa compañera con la que tiene un acercamiento íntimo a nivel emocional. No te ha mentido pero no te ha contado la verdad, ¿por qué?

El infiel emocional puede buscar las excusas más convincentes y puede parecer que hasta se las cree él mismo. Pero en el fondo sabe que, a pesar de que no hay sexo con la otra persona, está siendo infiel. Si no, no tendría que mentir, no tendría que ocultar y no tendría que eliminar el chat de Whatsapp con sus conversaciones.

Cómo reponerse a una infidelidad emocional

La pregunta es, ¿cómo se supera una infidelidad emocional? Uno de los problemas es que nos movemos en terrenos indefinidos con esa persona infiel agarrándose como a un clavo ardiendo a la excusa de que no ha habido relación sexual. Pero el mayor problema es que tú ya no confías en él. Rota la confianza, nos colocamos en el mismo punto en el que estaríamos si de una infidelidad sexual se tratara.

Ahora puedes quitarle el apellido de emocional a esta infidelidad y preguntarte si debes perdonar una infidelidad o no. ¿Es posible perdonar a tu pareja infiel? ¿Es posible recuperar la confianza en la pareja? ¿Es posible recuperar tu equilibrio emocional y no convertirte en una persona paranoica y sospechosa? Las respuestas a estas preguntas son muy personales.

En un plano más civilizado podemos argumentar que hay a vuestra disposición dos herramientas que os pueden ayudar a superar esa infidelidad, emocional o física.

+ La comunicación: A partir de ahora debes tener una comunicación perfecta con tu pareja, ¿existe la perfección? A partir de ahora tu pareja debe abrirse en canal y ser más honesta contigo de lo que ha sido nunca consigo misma. ¿Crees que será posible?

+ La empatía: Gracias a esa comunicación honesta y sincera podrás entender las causas de esa infidelidad emocional. Si es que las hubo. Si es que entre las causas se encontraba ese habitual distanciamiento en pareja que te lleva a buscar comprensión y empatía en otros brazos en el caso de la infidelidad emocional y pasión renovada en el caso de la infidelidad física.

El amor no lo puede todo y tú tampoco eres todopoderosa. Pero recuerda que sigas o no con tu pareja, el momento del perdón tendrá que llegar y procura que sea más antes que después para que puedas continuar con tu vida, en pareja o sin pareja, pero sin quedarte estancada en la profunda decepción de haber sido engañada.