Las 4 crisis que atraviesan sí o sí las parejas en una relación estable

Los problemas que deben superar todas las relaciones

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Cuáles son las crisis que todas las parejas deben superar?

Terminar los cuentos con un "y fueron felices y comieron perdices" resulta muy estimulante pero no se ajusta a la realidad. No es que una relación de pareja estable no pueda ser feliz, es que no puede ser feliz todo el tiempo y nadie habla de las cuatro crisis que atraviesan sí o sí todas esas parejas que parecen para siempre y que se encuentran en una relación estable. ¿Quieres conocerlas? Así estarás más preparada.

La primera crisis: se acabó el enamoramiento

¿Te acuerdas de cómo funciona el enamoramiento? Ese proceso en el que todo tu organismo se alborota y te conviertes en una persona enajenada de amor. Como no hay ser humano que resista ese estado mucho tiempo, el enamoramiento se pasa y da paso, en el mejor de los casos, al amor y a la consolidación de la relación de pareja.

Pero antes de decidir si sigues o no con esa persona que se te acaba de caer del pedestal donde estaba encumbrada ocurre la crisis. La primera crisis. Y ocurre entre los 6 meses y el año de este romance que parecía no tener fin. Porque cuando se te cae la venda descubres a una persona de carne y hueso con más defectos de los que podías imaginar. Cuidado, que a tu pareja le ocurre lo mismo.

Esta primera crisis ocurre por el golpe tremendo que os dais contra la realidad, pero se puede superar fácilmente porque aún quedan muchas fuerzas del entusiasmo inicial. Así que no te preocupes. Lo más habitual es decidir quedarse a descubrir más cosas de esa realidad.

La crisis de pareja de los 3 años

A lo largo de la relación os encontraréis con más crisis. Una de las más habituales es hacia los 3 años, aunque cada pareja tiene sus tiempos. A estas alturas ya habéis superado el bajón que os dio encontraros cara a cara con personas imperfectas. Ya habéis decidido que queréis seguir adelante y seguramente habréis dado un paso más en la relación.

Y es entonces cuando la convivencia llega para dar una nueva vuelta de tuerca y poner a prueba vuestra paciencia y vuestras decisiones. No vamos a negar que la convivencia puede desgastar el amor y también la seguridad que tenías de haber elegido a la persona con la que quieres compartir tu vida.

El resultado de esta crisis es variable. A veces puede terminar en una ruptura de pareja porque en la convivencia se presentan las incompatibilidades con su peor cara. Pero otras veces pesa más el amor y los planes de futuro y sigues adelante.

Tipos de crisis de pareja y cómo superarlas

La crisis de los hijos

No todas las parejas tienen hijos, pero sí muchas. Formar una familia sigue siendo uno de esos proyectos en común que tienen las relaciones. La idea de ser padres os ilusiona a ambos por igual y no os queréis imaginar el huracán que supone la llegada de uno o varios hijos a la pareja. Pero el huracán llega igual.

Al principio no lo notáis porque estáis inmersos en los cuidados del bebé. Tal vez enseguida llegue otro bebé y seguís en una vorágine de crianza y preocupaciones donde lo único que importa son vuestros hijos. Es un poco después cuando os miráis el uno y al otro y resulta que os habéis convertido en padres a tiempo completo y os habéis olvidado de vuestro papel de pareja.

La crisis del nido vacío

Si habéis superado todas las crisis que ha habido en pareja y habéis llegado hasta la crisis del nido vacío, ¡enhorabuena! Cuando los hijos se hacen mayores y se independizan es cuando empezáis a tener más tiempo para vosotros mismos. Algunas parejas se redescubren el uno al otro en una felicidad absoluta que recuerda los primeros tiempos del enamoramiento.

Pero la mayoría de las relaciones sufren una nueva crisis al enfrentarse a años de convivencia con un auténtico desconocido. ¿Quién es realmente esa persona que duerme a tu lado? Han sido tantos años dedicados a ser padres, que en estos momentos no sois capaces de reconoceros como una pareja. Tranquilidad, porque esta crisis del nido vacío suele resolverse de forma favorable en la mayoría de las ocasiones.

Y tú, ¿has sufrido ya alguna de estas crisis de pareja? ¿Cómo la habéis resuelto?