Crisis de pareja por infertilidad: cuando no tener hijos rompe tu amor

¿Qué pasa si el embarazo no termina de llegar?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Se puede superar una crisis de pareja provocada por infertilidad?

No todas las relaciones de pareja desembocan en un matrimonio y en formar una familia, pero es cierto que tener hijos forma parte de ese proyecto común de muchas de ellas. Se planifica con amor la llegada de ese primer bebé, pero los planes no siempre salen bien y a veces el embarazo no llega. Lo que sí llega es una crisis de pareja por infertilidad, una crisis que ocurre cuando no tener hijos rompe tu amor. ¿Cómo se puede superar?

La infertilidad en la pareja

Hoy ya no se espera la sorpresa, la intervención divina, ni la decisión de la naturaleza. Hoy las parejas planifican punto por punto cuándo quieren formar una familia y que lleguen los hijos. Generalmente se espera a tener un trabajo más o menos estable, una relación sólida y un lugar donde crear el hogar y a veces esa espera pasa factura.

Que las mujeres esperan más a tener hijos es un hecho y una necesidad marcada por las obligaciones sociales y laborales. Y según van pasando los años, aunque tú te sientas igual de joven, tu fertilidad va disminuyendo. Cosas de la naturaleza, que sigue sus propios ritmos y no el de la sociedad en la que vivimos.

Pero a veces no se trata de haber esperado demasiado. A veces se trata de un problema de infertilidad, por parte de la mujer o por parte del hombre. Se habla menos de ello, pero los espermatozoides contemporáneos son bastante más perezosos que los de antaño. El error comienza cuando se empieza a buscar culpables en la pareja.

La infertilidad puede dañar mucho tu relación de pareja

La infertilidad y la crisis de pareja

Lo cierto es que es sin reproches y sin culpas es muy descorazonador desear formar una familia y que el embarazo no llegue. Mes tras mes vuestras ilusiones se desmoronan y eso pasa factura en forma de un desgaste emocional, un estrés y una presión que no harán sino retrasar el embarazo. La pareja entra en crisis por desilusión. ¿Y si no podemos formar una familia? ¿Tenemos sentido como pareja?

Tras la decepción inicial y tras un año intentando tener un bebé por medios naturales, la pareja comienza a plantearse otras alternativas. Las clínicas de fertilidad abren sus puertas para intentar cumplir los sueños de todas las parejas, pero es cierto que no todo el mundo puede costearse el tratamiento. Y tampoco gestionar los efectos secundarios de un tratamiento de fertilidad. Y mucho menos gestionar las posibles decepciones.

La crisis de pareja por infertilidad tiene como base la incertidumbre. ¿Podremos ser padres algún día? Pero también pone en jaque al propio amor. ¿Es nuestro amor suficiente para permanecer juntos? Es inevitable hacer cábalas pensando que si tuvieras otra pareja tal vez sí conseguirías el sueño de formar una familia.

Superar la crisis de pareja por infertilidad

No nos vamos a engañar. Muchas parejas consiguen el embarazo cuando ya se han rendido. Cuando ya han decidido que sus planes de familia no les sirven y han decidido crear otro tipo de futuro para ellos. Es entonces, cuando ya no sufren la presión, cuando logran tener el bebé. Pero otras muchas no lo consiguen nunca. ¿Qué hacer en estos casos?

Darte cuenta de que nunca vas a formar una familia junto a tu pareja puede servir para reforzar la relación, como ocurre con cualquier otra crisis de pareja. Ahora es el momento de revisar cuánto y cómo os queréis, cómo de importante es el otro en vuestras vidas. Y también es hora de poner a prueba vuestra capacidad de trabajo en equipo. ¿Estáis lo suficientemente unidos para crear nuevos planes y nuevas ilusiones?

Ni qué decir tiene que muchas veces la pareja no puede superar esta crisis por infertilidad por sus propios medios. La frustración, la decepción y la falta de comunicación pueden hacer que vuestra historia de amor salte por los aires. Pero recuerda que siempre podéis contar con la ayuda de una terapia de pareja que os guíe hacia el verdadero sentido de vuestra relación.