Carta de amor para superar una crisis en pareja

No dejes que el orgullo destruya vuestra relación

Tamara Sánchez

Carta de amor para superar una crisis en pareja

¿Has discutido con tu pareja? ¿Estáis atravesando una crisis en vuestra relación? Qué decir tras una pelea puede ser algo muy complicado y angustiante, pero es el primer paso para tratar de arreglar las cosas. Dicen que hablando se entiende la gente, aunque para que nos vamos a engañar, sabemos perfectamente que después de la tempestad con tu novio te costará muchísimo trabajo articular palabra, sobre todo si todavía le sigues amando y la mala situación que estáis atravesando te duele en el alma.

Por eso, hemos escrito este ejemplo de carta de amor para superar una crisis en pareja. Puedes inspirarte en ella para redactar unas bonitas palabras con las que no solamente lograrás reconciliarte con tu chico, sino también conseguirás afianzar vuestra relación y manteneros el uno al lado del otro por muchísimo tiempo más.

Deja a un lado el orgullo y no permitas que la discordia destruya el vínculo afectivo que os une. ¡Demuéstrale que te importa!

Ejemplo de carta de amor para arreglar una discusión con tu novio

Carta de amor para arreglar una discusión con tu novio

Hola amor,

Sé que probablemente este no sea el mejor momento para escribirte una carta de amor, pero no aguanto más esta tensión y malestar que hay entre nosotros. Juntos siempre hemos superado cualquier tipo de obstáculo o problema que se haya presentado en nuestro camino, hemos sido capaces de hacer frente a cualquier adversidad y hemos vencido las peores de las tempestades.

Caminar a tu lado me ha convertido en una persona mucho más fuerte, segura y decidida. Es precisamente por eso por lo que estoy tan orgullosa de nuestra relación. Sé que últimamente nos hemos olvidado de todos esos motivos que antes nos hacían sonreír, sé que en estas circunstancias resulta muy difícil acordarse de las razones por las que nos prometimos que siempre íbamos a estar el uno al lado del otro, haciéndonos felices, queriéndonos como nunca antes nadie se ha querido.

Sin embargo, a pesar de todas las discusiones que han inundado nuestras vidas en los últimos meses, mi corazón es incapaz de dejar de latir por ti. Me duele en el alma que no seamos capaces de mirarnos a los ojos al llegar a casa y que las palabras de amor y aliento que antes nos dedicábamos se hayan transformado en palabras de desprecio y desgana.

Sé que tengo muchos defectos y que a veces el orgullo me puede, pero también sé que mi amor por ti es muchísimo más fuerte que mi cabezonería. Por eso, a través de estas líneas, quiero pedirte perdón. Perdón por todas esas cosas feas que alguna vez te he dicho cuando realmente no las pensaba ni sentía, perdón por dejarme llevar por la irracionalidad, perdóname si alguna vez te he herido. Hacerte daño sería la última cosa que haría en el mundo.

¿Te acuerdas del día en el que nos conocimos? Nada más verte supe que eras el amor de mi vida. Llámalo flechazo o amor a primera vista, llámalo como quieras, pero lo único que sé es que no me equivocaba. Poco a poco fuiste enamorándome más y más. Poco a poco fuiste enseñándome en qué consiste la verdadera felicidad, fuiste demostrándome que el amor no tiene por qué doler, porque cuando dos personas se quieren de verdad juntas son capaces de alcanzar el mismísimo cielo con sus manos.

Después de todo lo único que deseo es precisamente esto: volver a alcanzar el cielo contigo. Porque con otra persona no merecería la pena. Porque solo tú eres capaz de llevarme al paraíso con solo acariciar mi mano. Porque te amo y eso debería ser más que suficiente.

No abra un “felices por siempre” si no es contigo.

Recuérdalo.

Te quiero.