6 situaciones en las que tienes que luchar por tu pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cuándo merece la pena luchar por tu pareja

El amor no basta para que una relación de pareja se mantenga en el tiempo, también hay que cuidarla y trabajarla. En muchas ocasiones las crisis y los problemas de pareja amenazan con la ruptura y es el momento de luchar. Estas son algunas situaciones en las que tienes que luchar por tu pareja, porque todavía merece la pena.

Cuándo debes luchar por tu pareja

No somos partidarias de aguantar por amor ni de tolerar ciertos comportamientos en pareja que pongan en peligro nuestra salud física o emocional, pero tampoco somos de las que nos rendimos. Hay ocasiones en las que merece la pena luchar por tu pareja.

1 Distancia. Merece la pena luchar por un amor de verdad que tiene el obstáculo de la distancia. Las relaciones a distancia son complicadas por múltiples motivos, pero no hay que rendirse y menos hoy con las nuevas tecnologías situadas del lado del amor.

2 Suegra. Muchas veces una suegra maligna puede poner en peligro la relación. Si bien nunca vas a poder deshacerte por completo de ella, merece la pena luchar por colocar a tu pareja de tu parte y de parte de la relación.

3 Dinero. Los problemas económicos son el origen de muchas rupturas. La crisis, la situación de desempleo en alguno de los miembros de la pareja o una mala gestión de la economía son cuestiones que se pueden solucionar si hay intención por ambas partes.

4 Sexo. También merece la pena luchar por mantener la pasión en la pareja, ya que es uno de los pilares de las relaciones. Las diferentes etapas sexuales que pasa una pareja pueden generar múltiples problemas que merece la pena resolver cuanto antes.

5 Tiempo. No todo el mundo se toma igual la transformación que sufre el amor con el paso del tiempo. Desde el enamoramiento loco de los inicios hasta el hastío del final, hay todo un mundo de posibilidades de amor precisamente para no tener que llegar hasta ese final.

6 Enfermedad. Cuando en algunas ceremonias las parejas se comprometen a estar juntos en la salud y en la enfermedad es porque se trata de un tema delicado difícil de gestionar. Que tu pareja tenga depresión, por ejemplo, o una enfermedad grave lleva a la ruptura más veces de las esperadas. Y no son momentos para huir, son momentos para quedarse.