7 ventajas para vivir sola y ser feliz contigo misma

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Ventajas de vivir sola

No está escrito en ningún sitio que el ideal de convivencia sea en una relación de pareja. De hecho, cada vez más personas, solteras y emparejadas, deciden vivir solas. Si te lo estás pensando, adelante, no tengas miedo a la soledad porque será todo un descubrimiento. Tenemos algunas razones para irte a vivir sola y que lo disfrutes más.

Ventajas de vivir sola

No deja de ser un reto eso de la convivencia, en pareja, con la familia o con compañeros de piso. Pero vivir sola también es un reto que cada vez más gente está deseando afrontar. Porque las ventajas de vivir sola son muchas.

1 Por la libertad. Cuando vives sola descubres lo que es la libertad más absoluta. Sin preguntas, sin explicaciones, entras, sales o te quedas cuando quieras. Y si además estás soltera y vives sola, te engancharás a esa libertad.

2 Por la independencia. Vivir sola te hace ser consciente de la importancia de la independencia en todos los sentidos. Viviendo sola aprendes a ser más independiente no en el sentido de la vivienda, sino en la vida en general.

3 Por la autonomía. Relacionado con lo que aprendes en cuestión de independencia cuando vives sola, está también lo que aprendes sobre autonomía. Vivir sola es beneficioso para tu autoestima porque descubres una gran cantidad de cosas que puedes hacer por ti misma.

4 Por la organización. Si vives sola, te organizas mejor. Incluso en el peor de los casos en los de esas personas que viven en un auténtico caos, es un caos organizado, tu propio caos, tu propia organización.

5 Por la soledad. Muchas personas le temen a la soledad, pero es porque no conocen sus ventajas. Pasar un tiempo a solas debería ser de obligado cumplimiento para conocerse mejor, cambiar lo que se pueda mejorar y quererse más y mejor y a uno mismo.

6 Por las visitas. Ser la anfitriona en una fiesta para las amigas es uno de los mayores placeres. Organizar la cena, invitar a la gente que quieres y practicar la hospitalidad es algo que solo se puede disfrutar cuando vives sola.

7 Por el gato. O el perro, o el loro o la tortuga. Por ese animal de compañía que tú eliges cuando vives sola, sin discusiones. Es tu momento, es tu casa y tú eliges en todo momento quién te acompaña.