Cómo liarte con tu compañero de trabajo y que nadie se entere

Laura Sánchez

Cómo liarte con tu compañero de trabajo y que  nadie se entere

Son muchas las relaciones de pareja que se han formando en el trabajo. Pero no nos adelantemos, que de momento lo único que quieres es liarte con ese compañero de trabajo que te sofoca las mañanas. Nos estamos preguntando cómo liarte con tu compañero de trabajo y que nadie se entere. ¿Es posible tener un amor secreto en la oficina?

Antes de liarte con tu compañero de trabajo

Antes de tirarte al cuello de ese compañero de trabajo que te gusta, te proponemos que te plantees algunas cuestiones. Al fin y al cabo, estamos hablando de tu trabajo, de tu medio de vida, así que hay que actuar con precaución.

+ ¿Cuánto te gusta ese hombre? Valora si te gusta o te encanta, valora si te conviene o no, valora si te compensa porque se trata de una persona a la que vas a tener que ver todos los días en el trabajo.

+ El estado civil. ¿Por qué quieres que sea un escarceo secreto? Si es por normas de la empresa, suerte en la aventura. Pero si es por su estado civil, porque él está casado o por el tuyo, porque estás casada o tienes pareja, te animamos a que te lo sigas pensando un poco más antes de actuar.

+ El secreto. Los motivos por los que quieres que tu aventura quede entre vosotros y nadie más se entere son variados. Recuerda que esconderte en estos casos puede perjudicar seriamente tu autoestima, pero si crees que el ambiente laboral se complicará si saben de vuestra relación, será mejor utilizar la discreción.

Cuando ya te has liado con tu compañero de trabajo

Después de valorar la situación y de analizar los pros y los contras, has decidido que sí, que igualmente te vas a liar con él. Bravo y buena suerte. Pero si quieres que nadie más se entere, tendrás que tener cuidado con algunas cosas.

+ Esas miraditas. Esa mirada de deseo te delata, esa sonrisa de medio lado le delata. Así que cuidado con vuestro lenguaje corporal en la oficina porque la atracción rara vez se puede disimular.

+ Lugares para el sexo. Tener un escarceo en tu lugar de trabajo puede resultar de lo más excitante y puede que sea una de tus fantasías sexuales. Pero si queréis mantener lo vuestro en secreto, el sexo en la oficina es de alto riesgo.

+ Después del trabajo. Seguro que sois los que más insistís en tomar algo después del trabajo. Una cerveza con todos y luego cada uno por su lado. Pero, espera, que te acompaño a casa que voy en esa dirección.

+ Juntos, pero no revueltos. Nadie tiene por qué sospechar si os ven tomando algo un viernes por la tarde, pero el asunto se hace más evidente si llegáis a trabajar juntos un martes y con la misma ropa del día anterior. ¡Cuidado con estos detalles!

+ El arte del disimulo. ¿Sabes disimular?, ¿tienes madera de actriz? Porque lo vas a necesitar. Tienes que controlar tus reacciones cuando te hablen de él y también medir mucho tus palabras. Si cuentas que el fin de semana estuviste en una exposición y casualmente él también...

Aunque no haya infidelidad de por medio, no es fácil tener una aventura secreta. Frente a la adrenalina de estar haciendo algo prohibido y excitante se sitúa el desgaste que produce fingir y disimular ante los demás. Si tanto os gustáis, llegará un momento en que lo mejor sea hacer oficial vuestra relación.