Por qué siempre te fijas en el mismo tipo de hombre

Razones por las que siempre repites el mismo patrón de relación

Fátima Gallardo
Fátima Gallardo Terapeuta de pareja

¿Sientes que tienes el mismo tipo de relaciones una y otra vez? Pensar esto no es tan raro. Realmente estás en lo cierto. Es posible que tengas patrones de relación en los que aunque estés con personas diferentes, las situaciones, los problemas y las dinámicas en la relación suelen ser parecidas o terminan siendo muy similares sin saber muy bien por qué.

¿Por qué crees que te fijas siempre en el mismo tipo de hombre? En Diario Femenino te ayudamos a identificar ese patrón de relaciones para que puedas comenzar a disfrutar de unas relaciones más exitosas. ¿Te animas? ¡Presta atención! 

¿Qué son los patrones de relación?

Antes de empezar tenemos que responder la siguiente pregunta: ¿qué es eso de tener un mismo patrón de relación? Con este término nos referimos a que solemos sentirnos atraídas y elegir a personas que, aunque en apariencia son diferentes y no tienen nada en común, cuando avanza la relación, nos damos cuenta de que se repiten una y otra vez ciertas situaciones, comportamientos, cómo solemos tratar a nuestra pareja o dejamos que nos trate, lo que solemos decir nosotras, lo que permitimos que nos digan, los límites que ponemos en la relación o los que ponen nuestras parejas y todas esas cosas que al llegar un momento de la relación nos hacen preguntarnos: ¿cómo he podido volver a  caer en esto? ¿Tengo un radar? ¿Una maldición?

Llegadas a este punto, se hace necesario poder pararnos a analizar, entender y aceptar todas estas elecciones y empezar a trabajar en cómo romper esta dinámica tan concreta y dejar de elegir a parejas con las que repetir este patrón que nos hace daño.

Qué hacer para dejar de repetir siempre los mismos patrones de relación

A continuación te proponemos una preguntas o reflexiones para preparar tu salida de estos patrones que nos lleva a sentirnos atraídas o elegir parejas equivocadas, que sabemos que no queremos ni nos convienen y para que podamos así establecer relaciones sanas.

+ Identifica tu patrón

Analiza tranquila y detenidamente qué tienen en común tanto las parejas que has tenido cómo las relaciones. ¿Se parecen tus parejas físicamente? A nivel laboral, ¿trabajan en puestos similares? o quizás ¿son parejas que parece que no trabajan en nada o no consiguen mantener un empleo? ¿Son personas celosas o quizás consumen algún tipo de sustancia? ¿que tipo de ocio tienen? ¿Cuáles suelen ser tus quejas o demandas en tus últimas relaciones? Examina todos aquellos aspectos que creas característicos de tus relaciones de pareja pasadas para poder identificar si hay situaciones o personalidades que se repiten en ese perfil de persona que eliges como pareja.

Si tienes alguna amiga que haya vivido tus experiencias y tus relaciones, puedes preguntarle a ella también, ya que quizás te pueda ayudar a entender mejor, y desde otra perspectiva, lo que estás viviendo.

Conocer este patrón te va a permitir saber que si en la siguiente relación hay algo similar o que te chirría, podrás ponerle remedio a tiempo o podrás finalizar antes de empezar, dado que ya sabes de sobra cómo va a terminar ese vínculo.

+ Elige y elige diferente

Cuando se trata de amor es difícil plantearse esto, pero nuestra propuesta consiste en pararse a pensar y elegir antes de adentrarse en la primera relación que parece que nos cuadra. El poder analizar que lo que la relación que estamos viviendo nos ofrece es igual o diferente a nuestras relaciones anteriores, nos va a permitir seguramente evitar muchos suicidios emocionales repitiendo relaciones no exitosas una y otra vez.

Una de las propuestas más difíciles en este sentido es poder elegir diferente. En tu caso ¿podrías plantearte darte la oportunidad de quedar con alguien que realmente parece que no te atrae desde un primer momento? ¿Podrías darte el permiso de enamorarte poco a poco de otra persona que al principio no te hace tilín? ¿Podrías dejarte querer y ver qué pasa desde esa paz que da elegir con conciencia?

+ Si sueles autoboicotearte, escucha a tu entorno 

Si eres de las personas que razonan y justifican una y otra vez las cosas que le pasan en la relación y parece que te hundes en este mar de razonamientos, lo que te recomendamos es que puedas escuchar a esas personas que te han conocido en tus historias y que sobre todo sabes que te dan buenos consejos.

No se trata de hacer lo que otros te dicen, ya que esto a veces es contraproducente. Nos referimos a que si tu cabeza no para de maquinar razonamientos y justificaciones y pareces no encontrar salida, lo ideal es que puedas escuchar a aquellas personas que te han aportado de manera positiva hasta ahora y por supuesto luego valorar si lo que te han recomendado te gusta y te sirve antes de actuar.

+ Ten claro lo que quieres

Realmente es muy importante saber varias cosas con respecto a esto. Por una parte, es necesario saber qué tipo de relación queremos. Muchas veces nos adentramos en relaciones que sabemos que son contrarias a lo que nos gusta, pero decidimos continuar por si la cosa cambia. Esto en el fondo es un error y lo sabemos.

Por otra parte, se hace necesario saber qué tipo de pareja queremos. No se trata de hacer una lista de supermercado e ir tachando. Se trata de saber qué tipo de pareja queremos y nos dé algo de luz o claridad a la hora de decidir estar en una relación. Y por último, también necesitamos saber qué tipo de pareja somos nosotras. Es decir, que es lo que ofrecemos a esta nueva relación.

Con estas tres propuestas se trataría de ver cómo encajan, si lo que pedimos y ofrecemos es equilibrado y si realmente nos gustaría estar con alguien como nosotros.

+ ¿Saldrías contigo?

Qué responderías si te preguntas lo siguiente: si un día te conocieras, ¿saldrías contigo misma? Esta pregunta nos ayuda a descubrir si realmente nos aceptamos y ver qué podemos ofrecer. Incluso nos permite saber qué es lo que los demás ven en nosotras y por tanto qué tipo de pareja atraemos.

Por eso, es importante que según sea la respuesta a esta pregunta puedas trabajar por conocerte mejor, aumentar tu autoestima, aprender a quererte, a mejorar aquello que quieres para ti en tu vida, aprender a darte lo que quieres y no tener que buscar una relación para tenerlo. Así podrás encontrar una relación de pareja más sana y equilibrada. 

+ Trabaja por tu mejor 'yo'

Nuestra mejor recomendación es que cuando empecemos a darnos cuenta que estamos en este bucle acudamos a un profesional terapeuta o psicólogo/a con especialidad en relaciones de pareja que nos ayude en todo este trabajo.

En este sentido hay mucho que hacer aún. Hay un trabajo más relacionado con nuestro presente, lo que nosotras elegimos, pero también hay que hacer un trabajo con nuestro pasado, con los modelos relacionales que hemos visto y que probablemente nos han marcado.

Es necesario, como te decíamos al principio de este articulo, observar los modelos relacionales con los que nos hemos criado. Es decir, cómo hemos aprendiendo a relacionarnos en nuestra infancia con nuestros padres o figuras de referencia, ya que de estas experiencias vividas posiblemente podremos extraer muchas conclusiones e ideas que nos harán entender nuestras elecciones actuales.

Y tú, ¿alguna vez te has preguntado por qué siempre eliges al mismo tipo de hombre? o, ¿por qué siempre repites los mismos patrones de pareja? Comparte el artículo con aquella persona que sabes que te va a entender o que le va a ayudar y déjanos en comentarios qué te ha parecido. Te leemos.

Puedes leer más artículos similares a Por qué siempre te fijas en el mismo tipo de hombre, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.