Elegir un buen psicólogo no es tan fácil: claves para acertar seguro

Consejos para escoger la terapia que mejor se adapta a ti y a tu problema

Adriana Méndez

El éxito de una terapia psicológica recae en la buena relación entre el terapeuta y el paciente. Esta es la base para crear la confianza necesaria para trabajar los conflictos internos, el compromiso para realizar las tareas y consejos asignados, así como para obtener los resultados positivos que se buscan. Pero entablar esta relación a veces puede ser más complicado de lo que se imagina.

Elegir un buen psicólogo no es tan fácil. ¿La mejor manera de solucionar esto?  Conocer al especialista que va a tratar tu problema, de esta manera, puedes ir con una mente más abierta, con mejor disposición y sin crear expectativas que puedan terminar decepcionándote al no ser satisfechas de la forma que esperas. En Diario Femenino te damos algunas claves para que aciertes seguro.

¿Por qué es importante saber con quién vamos a terapia psicológica?

Una de las razones principales por la cual la relación paciente-terapeuta fracasa es por el desconocimiento o la falta de información en el trabajo que se quiere realizar. Una vez que se llega a consulta y se establecen los parámetros, el cliente puede ver que el estilo de abordaje del psicólogo no se adecúa a sus necesidades o no se siente del todo cómodo.

Por lo que el trabajo futuro se verá afectado por la postura defensiva del paciente o simplemente, dejará de asistir y se llevará una mala impresión de la terapia psicológica.

De manera que, actualmente, muchos terapeutas ofrecen sus servicios en sus sitios web o por las redes sociales, donde hablan un poco sobre sus influencias, especializaciones y artículos sobre tratamientos y abordaje psicológico, lo que ayuda a que se tenga una primera impresión de este terapeuta y así disminuir la ansiedad anticipada, tener una visión clara de lo que vas a esperar y tener más confianza para plantearle tus problemas al psicólogo.

Habla siempre de frente

Puedes tener toda la información recopilada sobre el psicólogo o psicóloga al cual vas a asistir, pero aún así, es importante que una vez llegues allá hables directamente con tu especialista sobre cómo su especialidad y trabajo de intervención se puede adecuar a tus necesidades y resolver el problema que tengas.

Es muy importante dejar la vergüenza a un lado y aclarar todas las dudas que puedas tener para estar completamente segura de la inversión que vas a hacer, después de todo, es tu bienestar mental e integral el que vas a trabajar con dicho psicólogo. Y para eso es que precisamente se acude a terapia, para mejorar y no lo contrario.

11 claves para escoger tu psicólogo más adecuado

1 Que sea un profesional

Sé que esto puede parecer obvio, pero muchos pasan por desapercibido este elemento importante cuando van a asistir por primera vez a consulta psicológica. Es necesario que verifiques que es un especialista cualificado en un área psicológica que tenga relación con tu problema, de esta forma se evitarán malentendidos y podrás asegurar tu mejora.

2 Busca con sinceridad

Como sabemos, existen muchos especialistas en el área de la salud mental, desde coach motivacionales, psicoterapeutas, psicopedagogos y psiquiatras, cada uno con su propia especialización diferente. Por lo que, si no te sientes cómodo en terapia psicológica, quizás necesites acudir a otro especialista, así que sé sincero y coméntalo con tu terapeuta para que él pueda orientarte.

3 Afinidad con el problema

Una buena forma de asegurar una relación terapéutica ideal con un psicólogo es que encuentres a un profesional especializado en tu problema o con un abordaje ideal para este. Eso hará que disminuyas tu temor y ansiedad ante lo desconocido y que aumentes tus probabilidades de asegurar un buen resultado de esas sesiones.  

4 Navega en la web

Como lo mencioné antes, una buena manera de disminuir la ansiedad y las dudas anticipatorias de acudir al psicólogo es buscarlo por la web. Miles de psicólogos tienen redes sociales, páginas web o blogs donde anuncian sus servicios y escriben sobre diversos temas que pueden generar más empatía y seguridad en que ese es el abordaje que necesitas para resolver tu problema concreto. 

5 Ve a un centro de especialización 

Pero si eres de las personas a las que les gusta asegurarse en persona, entonces puedes ir a un centro de especialización psicológica, a la sanidad pública o al área psicológica de una clínica para que te brinden más información acerca de los psicólogos que laboran allí y sus abordajes. De esta manera, podrás estar más en confianza y tener más opciones sobre la mesa. 

6 Asegura la confidencialidad

Es muy importante que consolides el tema de la confidencialidad con tu psicólogo, desde tus datos personales hasta lo que se trabaje en el consultorio. Todo lo que digas en terapia debe quedar en la oficina y no salir de esas paredes, a menos que necesiten apoyo para un abordaje o tenga que recomendarte a otro especialista. No obstante, de presentarse este caso, el psicólogo está en la obligación de informarte.  

7 No te obsesiones con un modelo en específico 

Como ya sabrás, existen muchas escuelas psicológicas, técnicas de abordaje y estilos de intervención que evolucionan con el tiempo, así que no te quedes estancada con uno solo del que hayas leído o ya hayas conocido previamente. Porque tu problema quizás puede ser resuelto con otro completamente diferente o con una combinación de varios estilos.

8 Baja un poco las expectativas

No es malo tener en la mente una idea previa de cómo quieres que surjan los temas o cómo te gustaría que fuera la interacción con tu psicólogo, pero ten en cuenta que esto puede no ser exactamente como te lo imaginas, pero no por eso significa que es algo malo. Lo que debes asegurar es que el camino que tomen sea beneficioso para ti y que aunque sea difícil de afrontar, los resultados valdrán la pena en lugar de hacerte sentir peor.

9 Aclarar la intervención

Otro de los factores críticos por el cual la relación paciente-terapeuta falla es por diferencias en la intervención, en el sentido de que en la primera sesión se pueden tomar cosas por sentado y la intervención resulta opuesta a la que se necesita. Para evitarlo, pídele que te explique en qué consistirá el abordaje, qué temas tocarán, cómo lo harán y cuánto durará.

10 Aprecia los avances

Si ya has acudido a consulta previamente y no tuviste una buena experiencia o no observabas resultados favorables, entonces notifícaselo a tu psicólogo actual para que no tome el mismo rumbo. Si por el contrario es tu primera vez, habla sobre los resultados que te gustaría lograr, de esa forma podrán ambos celebrar los pequeños pasos hacia adelante. 

11 Evaluar la utilidad

Dicen que la primera impresión es muy importante y en el caso de la terapia psicológica esto es totalmente cierto. Puedes descubrir mucho en la primera sesión de terapia. En ella puedes ver el interés del psicólogo por tu caso, si sientes confianza y seguridad en el consultorio, si existe afinidad, si es responsable y, sobre todo, profesional. Además puedes evaluar si te juzga o si se involucra personalmente más de la cuenta.

Y para terminar... Algunos consejos que debes tener en cuenta: 

En resumen, para garantizar el elegir a un psicólogo ideal, es necesario que estés previamente informado sobre quién es y su trabajo, llevar en la mente (o anotadas) las dudas que quieres aclarar e ir con la mejor disposición posible. Recuerda que la comunicación asertiva hace toda la diferencia sobre una provechosa experiencia terapéutica y un mal rato que no quisieras volver a repetir.