Me avergüenza decir y reconocer que tengo depresión: ¿qué hago?

Las razones que te llevan a no querer contar que estás pasando por un trastorno depresivo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

No es necesario que lo publiques en el periódico local, en las redes sociales o que lo grites a los cuatro vientos: ¡tengo depresión! Pero es verdad que si te avergüenza decir y reconocer que tienes depresión, es posible que tardes más en curarte por el peso que tienen los secretos. Lo entendemos, es difícil reconocer que tienes depresión incluso para ti misma, pero cuanto antes dejes de avergonzarte, antes podrás superarlo. A continuación te dejamos algunos consejos que podrán ayudarte.

Por qué te avergüenza la depresión

Avergonzarse de la depresión es muy habitual, pero no es la actitud más recomendable porque puede obstaculizar tu recuperación. Teniendo en cuenta que el propio diagnóstico de la enfermedad tarda bastante tiempo y que tiene que pasar un tiempo más hasta que te lo reconoces a ti misma y aceptas tu situación, es lógico que tengas muchos reparos a la hora de reconocerlo a los demás.

Pero déjanos decirte algo. No hay nada de lo que avergonzarse. ¿Te has avergonzado alguna vez de haber estado enferma de otra cosa? No, ¿verdad? Pues debes tener muy claro que la depresión no la has elegido tú, que no es que seas menos que nadie, tampoco más débil. Y que todas esas personas que a veces pueden mirarte por encima del hombro pensando que no tienes motivos para estar mal tampoco están libres de sufrir depresión algún día.

La depresión es una enfermedad terrible. Destruye tu interior, te derrumba, te paraliza, afecta a tu trabajo y te crea problemas de pareja, familiares o con los amigos. En definitiva, la depresión va destruyendo tu vida poco a poco si la dejas avanzar. Por eso, es importante no sentir vergüenza, para no mirar para otro lado y enfrentarte cara a cara con ella.

Pero todo esto es algo que te aclarará mucho mejor tu psicólogo, fundamental para superar un trastorno depresivo.

La necesidad de reconocer y contar que tienes depresión

Nosotras lo que sabemos por experiencia es que reconocer que tienes depresión puede ayudarte a salir del pozo. Al principio cuesta, es cierto. Y cuenta con tener que enfrentarte a la incomprensión de los demás y a las reacciones más inconvenientes y dolorosas. "Tú no tienes ningún problema grave como para tener depresión". Esta frase la oirás tantas veces que corres el peligro de creértela y seguir avergonzada por tu enfermedad.

¿Sabes el peso que tienen los secretos? Puedes intentar pasar por una depresión y no decírselo a nadie, pero va a ser mucho más difícil por ese peso que ejercen los silencios. Y de silencios ya tendrás bastante. Así que no tengas miedo, porque es más miedo que vergüenza lo que te impide reconocer a los demás que estás sufriendo una depresión.

Y, ¿sabes lo que ocurre cuando te atreves a reconocer por lo que estás pasando?

+ Que te liberas. Al menos una parte de ti se libera y puedes caminar un poco más ligera. La depresión es un lastre que te impide seguir adelante, no le añadas más peso.

+ Que encontrarás a más personas en tu misma situación, que están pasando por una depresión o que la han pasado. Apóyate en ellas especialmente para poder hablar sin recelos. Esas personas te comprenderán mejor, incluso cuando ni tú misma te comprendes.

+ Que al reconocer que tienes depresión puedes estar ayudando a otras personas a identificar su problema. Si además hablas de tu depresión de una forma natural y sin tapujos, estarás creando un ambiente de complicidad que tanto necesita cualquier persona deprimida.

+ Que podrás superar antes la depresión. Reconocértelo a ti misma y reconocerlo a los demás hace que tu depresión pierda fuerza, que te controle un poco menos.

Sin darte ni cuenta, al reconocer y decir que tienes depresión, estás empezando a tomar las riendas de tu vida otra vez. Y ese es el primer paso para recuperarte.