Ejercicios fáciles para superar la timidez

Aquí tienes algunos trucos para que dejes de ser tímida

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Aunque algunas personas tímidas hayan asumido esta característica, todas desearían vencer su timidez. Porque la timidez aísla, aprisiona y asfixia y hace que no podamos disfrutar de la vida. Por eso hemos pensado en algunos ejercicios fáciles para superar la timidez para los que solo se necesita un poco de constancia.

Practicar los ejercicios para vencer la timidez

Muchas personas tímidas conocen la teoría. Saben lo que de verdad significa ser tímidas y son conscientes de las consecuencias de la timidez. También saben que deben solucionar cuanto antes este problema para evitar males mayores. Pero, ¿cómo hacerlo? Pasando de la teoría a la práctica con estos sencillos ejercicios.

1 Analizar. Lo primero que debes hacer es analizar esas situaciones que te producen tanta ansiedad por tu timidez y hacerte algunas preguntas. ¿Qué es lo peor que me puede pasar si me equivoco en mi discurso?, ¿qué ocurre si me rechaza el chico que me gusta?, ¿de qué me avergüenzo exactamente cuando conozco a alguien?, ¿qué miedo tengo de acudir a esa fiesta?

2 Evaluar. Escribe las preguntas en un papel y saca tus propias conclusiones. Así comprobarás que las consecuencias incluso del peor de los escenarios imaginados no son tan terribles como el hecho de quedarte en casa y sentirte sola y poco válida. Y este ejercicio es un dos por uno, ya que con él también puedes mejorar tu autoestima.

3 Observar. Sé realista y al mismo tiempo observadora. Fíjate que el resto del mundo también se equivoca, mete la pata o no siempre está acertada. ¿Y qué pasa? Absolutamente nada. Si tienes dudas pregunta a alguna persona de confianza cómo hace para superar ese miedo a hacer el ridículo o cómo evita los efectos paralizadores de sentir vergüenza.

4 Practicar. No tienes que lanzarte al mundo social de un salto mortal y sin red. No te puedes convertir de la noche a la mañana en una persona resolutiva, atrevida y sociable. Puedes ir practicando en casa poniéndote frente al espejo ensayando muecas divertidas hasta que pierdas el sentido del ridículo, primero contigo misma. Luego ya te ocuparás de los demás.

5 Reír. La timidez no solo te envuelve en pesimismo y negatividad, sino que además hace que pierdas el sentido del humor. Aprende a relativizar errores y equivocaciones y ríete de ti misma cuando te ocurran. Si tú no le das importancia, los demás no tendrán la capacidad de burlarse de ti.