Cómo vencer la timidez: causas y consecuencias de ser tímida

Laura Sánchez

Cómo vencer la timidez y ser más atrevida

El miedo te supera a la hora de relacionarte con otras personas, de hablar en público o de intervenir en una conversación en grupo. Tus silencios te definen y también tu mirada esquiva en las distancias cortas. Eres una persona tímida y te encantaría dejar de serlo. Estás de enhorabuena porque la timidez se puede vencer. Descubre con nosotras cómo vencer la timidez y ganar confianza en ti misma.

Qué es la timidez y cómo dejar de ser tímida

La timidez es un rasgo de la personalidad que se caracteriza por experimentar temor en las relaciones sociales, sentimentales o laborales. Una persona tímida es presa de la inseguridad y vive sujeta a la opinión de los demás. Una persona tímida piensa que su opinión tiene escaso valor y que ella misma resulta totalmente prescindible.

No se trata de un trastorno emocional, aunque es cierto que la timidez comparte rasgos con la fobia social. Pero cuando la timidez es aguda puede provocar infinidad de problemas en el día a día de esas personas tímidas llegando al aislamiento social. Por ser una característica de la personalidad, muchas personas piensan que han nacido tímidas y no van a cambiar nunca. Pero lo cierto es que sí se puede dejar de ser tímida.

Lógicamente, vencer la timidez no se consigue de la noche a la mañana. Requiere un proceso largo de modificación del comportamiento después de haber superado ciertos puntos de vista erróneos sobre una misma. Y es que la timidez está estrechamente relacionada con la autoestima y con ese sentimiento de vergüenza que tienen las personas inseguras.

Causas y consecuencias de ser tímida

No falta quien reconoce que es una persona tímida, pero entiende que no puede hacer nada al respecto. Algunos consideran la timidez un rasgo genético y, por lo tanto, invariable. Puede que cierta tendencia a la timidez venga programada en el ADN, pero cualquier comportamiento puede ser modificado si con ello conseguimos ser más felices.

Y la timidez es un rasgo que debemos eliminar, ya que perjudica seriamente la vida de quien la sufre. La etapa clave en el desarrollo de la timidez es la infancia. Haber crecido en una familia demasiado estricta, con escasas muestras de cariño o con poco tacto a la hora de avergonzar al niño delante de otras personas, es motivo suficiente para que un niño se convierta en un adulto introvertido.

Que no todos poseemos las mismas habilidades sociales está claro. Pero vencer la timidez puede llevarnos a poder relacionarnos con más seguridad, a establecer relaciones más saludables y, en definitiva, a poder disfrutar de cada encuentro plenamente. Por todo ello, vamos a intentarlo. Y lograremos superar la timidez.