Complejo de tímida: cuando las relaciones sociales no son tu fuerte

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Algunos complejos sociales se instalan en nuestra mente para complicarnos aún más la vida. Es el caso del complejo de tímida, un problema que afecta a muchas personas que no se sienten cómodas en las relaciones sociales. En nuestro diccionario de complejos también hablamos del complejo de tímida.

Cómo superar el complejo de tímida

Hay personas con grandes habilidades sociales que derrochan simpatía, ingenio y saben adaptarse a cualquier situación social. Son personas que se sienten cómodas en cualquier evento y con cualquier tipo de gente. Y son también personas envidiadas por todas aquellas que sufren este complejo social de ser tímida.

Ser tímida puede llegar a ser un problema, lo mismo que tener complejo de aburrida o pensar que tienes cierta tendencia antisocial. Si no te atreves a intervenir en las conversaciones en grupo, si te produce ansiedad estar con mucha gente porque no sabes qué decir y cómo comportarte o si piensas que más te vale quedarte callada porque no tienes nada que aportar a la situación, seguramente es porque tienes un complejo de tímida.

Este tipo de complejo encuentra su base en la inseguridad, en la baja autoestima y en la escasa valoración que se tiene de una misma. Tal vez no tengas un gran desparpajo a la hora de relacionarte con los demás, pero si dejas que tu complejo de tímida se instale en tu cabeza asumiéndolo como una característica inevitable de tu personalidad, lo más seguro es que no puedas superarlo nunca. Porque es uno de esos complejos que se retroalimentan.

Cuanto más pienses que eres tímida y que no vas a poder actuar con éxito, más retraída te mostrarás. Para vencer la timidez, lo mismo que para vencer la fobia social, hay que atreverse a vivir algunas situaciones incómodas. Tal vez no llegues a ser nunca la reina del ingenio en las fiestas, pero eso no quiere decir que tengas que mantenerte siempre en un segundo plano.