Las emociones negativas que genera la timidez

Laura Sánchez

La emociones negativas que genera la timidez

El carácter tímido nos lleva a una serie de situaciones que empiezan a complicarnos el día a día. Se trata de esas emociones negativas que genera la timidez que nos sumen en el pesimismo más profundo y en la idea equivocada de que nunca podremos ser más sociables. Lo cierto es que se puede vencer la timidez, pero antes hay que saber identificar las emociones negativas que debemos eliminar.

5 emociones negativas que genera la timidez

Aunque la timidez no es un trastorno emocional puede llegar a provocar depresión, ansiedad y también fobia social. Por eso debemos trabajar en nuestro desarrollo personal e identificar esas emociones negativas a las que nos arrastra la timidez.

1 Inseguridad. Se trata tanto de una causa como de una consecuencia de la timidez. Cuando eres tímida, te sientes insegura, no te atreves a ser tú misma y por eso no tienes seguridad a la hora de relacionarte con los demás.

2 Miedo. La inseguridad te lleva al miedo. Miedo a estar con gente, que es lo que se conoce como ansiedad social, miedo a equivocarte, a no dar la talla y miedo a lo que los demás piensen de ti. El miedo es un potente paralizador que puede hacer que tu timidez se convierta en un verdadero problema.

3 Impotencia. Cuando el miedo te paraliza, ya no es indecisión lo que sufres ante cualquier actividad social, sino evitación. Procuras por todos los medios evitar aquellas situaciones que te generan ansiedad, que son aquellas en las que tu timidez se muestra más evidente.

4 Frustración. Algunas personas tímidas empiezan a notar la frustración cuando comprueban que son realmente incapaces de acudir a cualquier evento social o cuando ya han dado por perdida la batalla para hablar en público. La frustración aparece cuando se cede ante la evidencia de la timidez.

5 Pesimismo. Este círculo de emociones negativas que genera la timidez se cierra con un pensamiento pesimista que no permite salir adelante. No vales para las relaciones sociales, no vas a lograr ser más sociable y de esta manera asumirás las consecuencias de la timidez. A no ser que empieces a creer de una vez por todas que sí se puede superar la timidez.