Cómo combatir la timidez: atrévete a ser tú misma

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Atrévete a ser tú misma para combatir la timidez

Una de las principales consecuencias de la timidez es que no deja ver nuestra verdadera personalidad. Así que estamos aprendiendo técnicas para combatir la timidez y atrevernos a ser nosotras mismas. Porque la timidez se puede vencer, vamos a mostrar al mundo nuestra verdadera personalidad. Atrévete a ser tú misma.

Combate la timidez dejando salir tu verdadera personalidad

Es cierto que la timidez es un rasgo de la personalidad, pero tú eres mucho más que una persona tímida. Eres una persona generosa, amable, inteligente y con muchos valores, pero una de las consecuencias de la timidez es que mantiene oculto todo lo demás. No vamos a dejar que la timidez sea lo que defina tu personalidad, así que empieza a descubrir quién eres en realidad.

Sabemos que no es tan fácil dejar atrás complejos, miedos e inseguridades. Sabemos que mejorar la autoestima no se consigue de la noche a la mañana, pero en algún momento tienes que empezar y el mejor momento es ahora. Ahora debes buscar entre tus mejores virtudes para potenciarlas, para promocionarlas y que poco a poco se conviertan en rasgos más destacados de tu personalidad que esa timidez que oculta todo lo demás.

Tendrás que buscar las mejores técnicas para desarrollar tus habilidades sociales y puedes buscar también ayuda, pero el paso has de darlo tú. Atrévete a ser tú misma, a mostrar al mundo quién es esa persona que no necesariamente tiene que ser la reina de la fiesta pero que seguro tiene aspectos más interesante que las habituales reinas. Porque para vencer la timidez no hace falta que seas otra persona, sino potenciar lo mejor de ti misma.

La teoría parece fácil pero en la práctica no lo es tanto, ¿verdad?. Si quieres ser más sociable, la clave está en hacerlo de forma gradual, en exponerte a esas situaciones que más temor o ansiedad te generan poco a poco, en compañía de personas de confianza y con la posibilidad de alejarte del acto social sin llamar la atención. Verás cómo pronto empiezas a sentirte más cómoda en sociedad y te atreverás a ser tú misma.