Cómo lograr que tu pareja sea un compañero de vida

Las ventajas de un compañero de vida

Hemos puesto las cartas sobre la mesa, hemos sido honestas y sinceras y hemos llegado a la conclusión de que el concepto de relación de pareja tradicional está obsoleto y hay que transformarlo. El número de rupturas que llevamos a las espaldas avalan esta propuesta de renovar los conceptos también en el amor y por eso nos estamos fijando en el compañero de vida, esa figura que pretende sustituir a la del novio tradicional para conseguir una relación más saludable y una pareja feliz.

Qué es un compañero de vida

A lo mejor te estás preguntando qué es un compañero de vida y cómo distinguirlo de un novio. Bien, pues la diferencia se ve claramente. Con el compañero de vida te sientes feliz, te sientes segura y con la libertad de ser tú misma. En definitiva, cuando tienes un compañero de vida tienes más probabilidades de tener una pareja feliz. Mientras que con el novio sientes que estás poniendo a prueba tu amor, tu resistencia y tu capacidad de aguante.

Cabe aclarar dos aspectos importantes en relación a ese compañero de vida ideal. La primera es que tu pareja también desee ese tipo de relación entre iguales y quiera ser un compañero de vida y que tú seas su compañera de vida. La segunda es que no todo el mundo está preparado para entender las relaciones de pareja como un equipo, así que debes partir de esta base: ¿estáis tu pareja y tú listos para ser compañeros de vida?

Cómo convertir a tu novio en un compañero de vida

Esperamos que la respuesta sea un sí rotundo porque esto es cosa de dos. Esperamos que estéis cansados de vivir relaciones tóxicas y destructivas que devalúan la importancia que tiene el amor, y esperamos que estéis dispuestos a trabajar por una relación más saludable que os hará más felices. Y ahora sí, nos ponemos a trabajar.

+ Olvídate de los estereotipos. El primer paso para que tu novio se convierta en un compañero de vida es olvidarse de los estereotipos que rodean la relación de pareja convencional. No se trata de tener una relación abierta, ni nada parecido, sino de dejar atrás los viejos roles asignados a hombres y mujeres dentro de la pareja. El novio que siente que pierde libertad, la novia celosa, el novio que se escaquea de las tareas domésticas, la novia que ejerce de madre... ¡todo esto no nos sirve!

+ El amor no es renuncia. Los compañeros de vida tienen muy claro que el amor es inclusivo, no exclusivo, que amar a tu pareja no te impide amar a tus amigos y a tu familia porque el amor tampoco es renuncia. El amor, si es amor de verdad, solo puede sumar, no restar libertad, independencia, sueños o seguridad.

+ Mantén tu independencia. Y como el amor no es renuncia, un compañero de vida deseará que mantengas tu independencia, tus gustos diferentes, tus momentos con tus amigos, tus momentos a solas y tu personalidad. Y por el mismo motivo, tú desearás que tu pareja tenga su espacio propio, así los momentos compartidos saben mejor.

+ Comparte tus sueños. El tema de los sueños es el mejor indicativo para saber si tienes un compañero de vida o un novio al uso. Un compañero de vida te apoya y te anima a perseguir tus sueños. Por el contrario, un novio menosprecia la importancia de tus sueños y, en el mejor de los casos, no se interesa por ellos. Y esto, déjanos decirte, equivale a decir que no se interesa por tu felicidad porque la felicidad está hecha de sueños por cumplir.

+ Las cosas claras. Hay novios que hablan del tiempo, hay novios que hablan de ellos mismos y hay compañeros de vida que practican el noble arte de la comunicación, indispensable para una pareja feliz. En una relación, es mejor que las cosas estén claras, lo que quieres, lo que exiges, lo que estás dispuesta a dar y lo que quieres recibir. Y para saber todo eso hay que hablar.

+ Fuera reproches. Si la comunicación funciona, no caben los reproches con un compañero de vida, porque ese compañero de vida es tu aliado en la vida, no tu enemigo en una guerra que tiene como campo de batalla la convivencia y como objetivo conseguir el poder.

+ Formando un equipo. No hay guerras entre los compañeros de vida. Puede haber discusiones, diferencias de criterio y malentendidos que se resuelven cuanto antes, pero siempre manteniendo el respeto y teniendo muy claro que ambos estáis en el mismo equipo.

Laura Sánchez  •  domingo, 18 de junio de 2017

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • Parejas famosas que prueban que el verdadero amor sí existe

    Parejas famosas que prueban que el verdadero amor sí existe

DF Fotos