Consejos para lidiar con la intransigencia en pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Las discusiones en las relaciones de pareja no son tan negativas como parece si se hacen de forma saludable. En realidad, lo que se busca en una discusión es acercar la postura de cada uno y llegar a un punto medio con el que ambos estén satisfechos. Pero no se puede llegar al punto medio si lo que domina es la intransigencia en la pareja y ninguno está dispuesto a ceder.

Cómo reducir la intransigencia en pareja

Es evidente que dos personas que conviven no pueden tener el mismo punto de vista en todo y tampoco sería saludable. De ahí las discusiones de pareja y de ahí también las incompatibilidades varias que afectan a la pareja con mayor o menor peligro. La intransigencia debe reducirse al máximo siempre y cuando eso no afecte a tus valores.

1 Cesiones y concesiones. Parece bastante claro que para acabar con la intransigencia en pareja hay que saber ceder, pero no puede ceder siempre el mismo y tampoco se puede ceder en todo. Hay actitudes que no debes tolerar en pareja, que no son negociables.

2 Discusiones. En contra de la opinión general, una pareja que discute es una pareja que sabe resolver sus conflictos y que intenta llegar a un acuerdo. El debate es fundamental para reducir la intransigencia y flexibilizar cada punto de vista.

3 Pactos. Las parejas también pueden llegar a pactos que lleven a reducir las incompatibilidades, pero para respetar el pacto se necesitan grandes dosis de confianza y lealtad en pareja. Y sobre todo, muchas ganas de acercar posturas.

4 Análisis. Es muy importante que analices todo aquello en lo que piensas transigir. No es saludable aguantar por amor, ni ceder por amor, ni conceder por amor. Hay que distinguir entre transigir con aquellas cosas que pueden favorecer la convivencia en pareja y aquellas otras que entran en conflicto directo con tus principios.

5 Reproches. Acabar con la intransigencia en pareja requiere un corazón abierto, lo mismo que para el perdón. De nada sirve ceder si luego vas a estar reprochando a tu pareja tu concesión. Y de menos sirve si ceder te supone guardarle cierto rencor a tu pareja.