El peligro de idealizar a tu pareja

La perfección no existe y mucho menos en el amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La idealización ocurre en muchas relaciones de pareja. No vamos a echar la culpa a las películas románticas, ni mucho menos a la otra persona. De hecho, no vamos a echar ninguna culpa porque no se trata de culpables, sino de idealizaciones. Esta actitud provoca una ruptura con la realidad que te impedirá vivir un amor de verdad. Este es el verdadero peligro de idealizar a tu pareja. 

Por qué idealizas a tu pareja

Hasta cierto punto es normal. Seguramente habrás pensado en alguna primera cita que estabas frente al hombre ideal, que era el hombre perfecto. Puede incluso que hayas sentido que esa persona era tan extraordinaria al primer golpe de vista en lo que se conoce un flechazo. Y una vez que ha ocurrido, ¿cómo dejar de idealizar a esa persona?

La verdad es que los primeros tiempos del enamoramiento, cuando ambos mostráis lo mejor de vosotros mismos y cuando hay unas ganas inmensas de que esta historia de amor sea la definitiva, idealizar a tu pareja es una actitud habitual y que además puede ser natural.

Saber que idealizar a tu pareja no te va a llevar a nada bueno no ayuda, ¿verdad? Porque una vez que has empezado a entronizar a tu pareja es muy complicado bajarle del pedestal. La gente te aconsejará que uses la razón, pero la razón tiene las de perder cuando se trata de emociones tan intensas como el amor, la obsesión o la idealización.

Este es el peligro de idealizar a tu pareja

Es normal, de acuerdo. Es normal y hasta necesario que admires a tu pareja (y que tu pareja te admire a ti), que resaltes sus virtudes porque eres una persona positiva, que perdones sus errores porque todos somos humanos y que no hagas caso de sus defectos porque, ¿qué importancia tienen frente al amor?

Pero cuidado con idealizar a tu pareja demasiado. Porque cuando idealizas a tu pareja pierdes de vista la realidad. Y, ¿no querías vivir un amor de verdad? Pues el amor verdadero es muy real, no una fantasía. Y cuidado con idealizar a tu pareja porque corres algún peligro.

1 Problemas de autoestima

A veces idealizas a una persona porque tienes la autoestima baja y otras veces es la autoestima la que baja cuando idealizas a alguien. Ese ser perfecto e idealizado está contigo y apenas puedes creerte la suerte que tienes. No te la creas, tú también eres un ser humano excepcional.

2 Problemas de de dependencia

Idealiza a alguien, mezcla con problemas de autoestima, agita bien y ahí tienes el destructivo cóctel de la dependencia emocional en pareja. Harás todo lo que sea por complacer a ese ser que parece de otro mundo porque, ¿dónde vas a encontrar a alguien como él?

3 Problemas para ser tú misma

¿De verdad te gustaría estar con una persona perfecta?. Para empezar no existen las personas perfectas, pero sí personas que se creen perfectas. Una relación con Don Perfecto puede dejar a tu propia personalidad fuera de juego porque, ¿qué importancia va tener tu vida frente a la de ese semidiós? Cuidado porque no puedes dejarte de lado a ti misma nunca.

4 Verdad o mentira

La mayoría de las personas odian la mentira y piden a sus parejas que sean honestas y sinceras. Puede que tú misma te veas reflejada en estas demandas de verdades y, sin embargo, lo que estás haciendo al idealizar a tu pareja es crear una mentira. Tu pareja no es tan grande como tú piensas, es un ser humano como tú. ¿No puedes amarle en base a una verdad? Porque ahora mismo lo que estás amando es una ficción.

5 Baile de máscaras

Tarde o temprano llegará el desengaño. Después de bailar con el hombre perfecto, te darás cuenta de que se trata de una máscara y poco importa si se la ha puesto él o se la has puesto tú. Porque en el momento en el que cae la máscara, aparece el desengaño y te das cuenta de que has estado viviendo en una fantasía.

Y tú, ¿alguna vez has idealizado a tu pareja?